“La comisión dependiente del grupo de Lima emitió un informe lleno de infamias”

Foto: VTV

Este jueves 24 en una alocución transmitida a nivel nacional el presidente de la república Nicolás Maduro se pronunció en contra del informe de la Misión independiente de determinación de hechos de la ONU que señala que las principales autoridades de su gobierno, incluyéndole, son responsables de delitos contra la humanidad.

En primer lugar sentenció que la Misión “no es independiente ni es de Naciones Unidas. Es dependiente del Grupo de Lima y de Mike Pompeo, con un informe parcializado, politizado”.

De esta forma rechazó lo que llamó también un conjunto de mentiras y manipulaciones contra su gobierno al señalar que “escriben un documento donde se convierten en juez y parte sin derecho a la defensa. Es un bodrio desde el punto de vista técnico a la luz de los derechos humanos. Tiene muchos inventos”, concluyó.

Previamente recibió de manos de los integrantes de la llamada Comisión de la Verdad, Tareck William Saab, Fiscal General, Alfredo Ruiz, Defensor del Pueblo, Jorge Arreaza, canciller, un informe que para sus redactores “establece la verdad de Venezuela contra la infamia del Grupo de Lima”.

Maduro recomendó que dicho documento se explique y se socialice en las universidades, facultades de derecho y organizaciones de derechos humanos para que, según, él, se conozca el verdadero trabajo que llevan a cabo las instituciones estadales sobre la materia.

En este plano afirmó que se ha ido perseverando en la construcción de la democracia y en el de un Estado de Derecho Constitucional garantista de los derechos humanos.

Campeón en derechos humanos

Seguidamente hizo un recuento de algunos sucesos que en el ámbito político se han suscitado desde el año 2014 y que de acuerdo a la actuación de los organismos jurisdiccionales se han confrontado para detener intentos de golpes de estado y ataques a la institucionalidad.

Reseñó las protestas de los años 2014 y 2017 asegurando que “el Estado venezolano actuó apegado a la Constitución cuando se intentó una insurrección violenta”.

Habló de Leopoldo Lçopez, quien habría reconocido que ha cometido delitos. Aún sigue hospedado en la embajada de España en Venezuela. No fue beneficiario de los recientes indultos presidenciales.

También mencionó a los diputados Julio Borges y Miguel Pizarro, a quienes acusó de liderar actos conspirativos contra la democracia venezolana. “En Venezuela no se ha tenido una oposición democrática y civilizada”, expresó al criticar las acciones de la dirigencia política que le adversa.

También destacó que con las elecciones del 30 de julio de 2017 para la Asamblea Nacional Constituyente, y en una especie de discurso heroico, dijo que habían muerto varios testigos y miembros de mesa y se habrían planificado actos conspirativos desde la frontera.

Inspirado con esa narrativa el mandatario aseveró que “hemos sido campeones mundiales del respeto a los derechos constitucionales y humanos. Se conquistó la paz con la activación del poder constituyente originario”.

Luego de este proceso de la ANC se instaló la comisión por la verdad, la justicia, la paz y la tranquilidad.

Afirmó que como Jefe de Estado ha propiciado que se realicen las investigaciones pertinentes y diligentes que determinen responsabilidades de funcionarios en violaciones de derechos humanos.

Dijo que el gobierno prestará toda su colaboración para que la comisión de la verdad tenga toda la información necesaria para que se profundicen las investigaciones y se esclarezca la verdad “para que haya justicia y reparación”.

Videoconferencia con el Secretario General de la ONU

Igualmente mencionó que sostuvo una conversación por videoconferencia con el Secretario General de la ONU sobre varios temas.

En el referido al de la pandemia reiteró la propuesta de la creación de un fondo rotatorio para países que “sufrimos ataques y bloqueos”.

Sobre el tema de las elecciones legislativas del 6 de diciembre, reveló que Guterres le hizo sus recomendaciones “que voy a tomar muy en serio”.

Anunció que se comprometió a estrechar relaciones con el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU que dirige Michelle Bachellet, a través del equipo que la Oficina tiene instalado trabajando directamente en Venezuela.

Aunque apuntó que todavía existen muchas diferencias de criterios entre estos funcionarios y su equipo de gobierno . Cree que “hay informes de ese equipo que todavía están muy influenciados por campañas mediáticas y de otras personas del mundo político”.

En referencia a su intervención este miércoles en la sesión de la ONU manifestó que “yo sí hablé como presidente con un discurso serio no con un mamotreto como el bobolongo”, en clara alusión a la posterior intervención del diputado Juan Guaidó en la cual solicitó que la comunidad internacional considere la activación del protocolo de protección al pueblo de Venezuela.