La Oficina para Asuntos Latinoamericanos se solidarizó por asesinato de sacerdotes mexicanos

Foto: agencias.

La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés) se solidarizó con los Jesuitas mexicanos luego de que dos sacerdotes, Javier Campos y Joaquín Mora fueran asesinados.

A través de Twitter Stephanie Brewer, directora para México y Derechos de Migrantes de WOLA, expresó que este caso, “como tantos otros, muestra la necesidad de revertir los altos niveles de violencia atendiendo los contextos locales y regionales”.

El Superior Provincial de la Compañía de Jesús en México, Luis Gerardo Moro, confirmó este lunes 20 de junio el asesinato de dos sacerdotes jesuitas en la localidad de Cerocahui, en Tarahumara, México, cuando un hombre armado entró al templo ya que le habían dado refugio a otro que huía.

Por su parte, el P. Luis Raquesada, en declaraciones que dio a medios locales, dijo que los Padres Javier Campos y Joaquín Mora se encontraban en una reunión en la comunidad cuando vieron que un hombre había entrado a la iglesia apresuradamente. “Ellos trataron de proteger al hombre que lo mataron y los mataron a ellos también”.

Moro reseñó que otra situación muy difícil que les ha tocado enfrentar es que hasta la mañana de este martes 21 no habían podido obtener sus cuerpos.

Las autoridades de Tarahumara manejan la hipótesis de que no fue un solo hombre sino un grupo fuertemente armado el que habría ejecutado a estas tres personas.

Cabe destacar que los Jesuitas de México emitieron un comunicado en el que “con profundo dolor” denuncian el homicidio de los sacerdotes Javier Campos Morales, S.J. y Joaquín César Mora Salazar, S.J.

“Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas”, se lee en el documento.

También exigieron que de forma inmediata se adopten todas las medidas de protección para salvaguardar la vida de los jesuitas, religiosas, laicos y de toda la comunidad de Cerocahui.

“Hechos como estos no son aislados. La sierra tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como hoy fueron asesinados nuestros hermanos”, escribió Jesuitas México.

Luego de este acontecimiento aseguraron que no callaran ante la “realidad que lacera a toda la sociedad” y que seguirán trabajando por la misión de justicia, reconciliación y paz, a través de sus obras pastorales, educativas y sociales.