La tristeza cuando no queda nada

El pequeño productor de hortalizas Moisés Bolívar, se viene a vender lo poco que sembró al mercado municipal de la capital llanera para subsistir. Foto: Xiomara López

Moisés Bolívar, un pequeño productor de Los Valles de Tucutunemo, en el estado Aragua, denunció el abandono en la que se encuentra esta zona debido a la falta de insumos y la inseguridad que los azota.

Según él, el 90% de las parcelas están totalmente desatendidas, pues sus dueños se han ido.

“No tenemos recursos, no tenemos ayuda del gobierno, no tenemos nada”, señaló.

En el 2005 este Valle era productor de papa, caraotas, maíz de semilla, berenjenas, batata, repollo, tomate, cebolla, ají, cebollín y cilantro. Pero, después del 2015, comenzó la caída en las inversiones por parte del gobierno, mientras se acentuaron los robos de la cosecha, secuestros y extorsiones.

“Es muy poco el que está sembrando; puro por pedacito. No hay tractores, no hay aceite para echarle a la bombas. Ya los pozos de allá arriba no trabajan porque le robaron todos los trasformadores”, denunció.

“Al Valle ya no lo toman en cuenta. Son cosas que dan tristeza y lloradera. Antes era una tierra que producía tanto y que nuestros abuelos lucharon tanto por estas tierras, y ya no queda nada” , expresó.

Viajar para medio resolver

Bolívar debe viajar todos los días al mercado municipal de San Juan de los Morros a vender los aliños verdes que saca de la poca cosecha que puede obtener de una pequeña hectárea que sembró. Con lo que hace de la venta, solo le alcanza para comprar uno o dos alimentos para resolver las comidas.

“Yo viajo todos los días del mundo, nosotros trabajamos los siete días de la semana para ganarnos algo para comprar comida”, comentó.

El productor le hace un llamado a Nicolás Maduro para que busque la forma de ayudarlo, ya que necesitan apoyo financiero para que estas tierras vuelvan a producir como lo hacían en tiempos pasados.