Laura Igarra: reducción del horario escolar viene desde antes de la pandemia

61

Laura Igarra, presidenta del Colegio de Licenciados en Educación del estado Lara, aseguró que la reducción del horario escolar se implementó a nivel interno en las escuelas desde antes de la pandemia, por lo que el reciente anuncio solo lo reconfirma a nivel general por el Ministerio de Educación. 

Igarra explicó al programa En Este País de Radio Fe y Alegría Noticias que las razones por las que no se puede trabajar en horario escolar completo son múltiples. Por ello, esta acción se tomó debido a las condiciones en las que se encuentran las instituciones educativas en el país y a la crisis que enfrenta cada docente, representante y estudiante.

Mencionó que no hay comida en los comedores y cuando tienen solo cuentan con arroz, pasta y frijoles, que no es una alimentación balanceada para que un niño pase todo el día en el recinto educativo. Por otra parte, los baños están dañados, no hay agua y si hay es en pipas que son peligrosas, además de que no hay laboratorios ni bibliotecas. 

Aseveró que en la educación básica pública el déficit de docentes es de más del 70%, ya que la mayoría renunció para irse del país y buscar otras alternativas que les permitan subsistir. “Muchos trabajan en sus casas en actividades extras como peluquería, arreglo de uñas, tareas dirigidas”, contó. 

Recordó que los sueldos no les permiten a los educadores tener calidad de vida, seguridad social o económica. 

Calidad educativa en declive 

Subrayó que estos vacíos son ocupados por un representante de la comunidad, bachilleres o jóvenes del programa Chamba Juvenil, quienes asumieron estos roles pese a que no están preparados y a que no poseen la calidad que puede tener un licenciado. 

“La calidad educativa desmejoró porque son personas que no tienen la formación académica para educar y esto sucede más que todo en los municipios foráneos de Lara”, comentó.

Lamentó que los bachilleres que están estudiando en la universidad llegan desorientados y en el primer semestre sufren de ansiedad, estrés, desmotivación y hasta abandonan porque la base que tienen de la educación media y diversificada está llena de carencias en áreas fundamentales como matemática, física, química e idiomas. 

Paralelamente, indicó que quienes deciden trabajar en lugar de continuar sus estudios pierden sus mejores años sin recibir mayores beneficios socioeconómicos o aprendizaje. “Hay muchos trabajando en tiendas perdiendo su juventud porque allí no los valoran y los explotan”, sentenció.