Llaman a la sensatez a presidente de El Salvador

Tras el abordaje intempestivo que este domingo hizo a la sede del Congreso salvadoreño el presidente Nayib Bukele, organizaciones nacionales e internacionales le hacen un llamado para que asume la sensatez necesaria ante esta situación.

Bukele pretendía este domingo, con la policía a sus espaldas, que en la sesión de la Cámara de Diputados se le aprobase un crédito financiero por 109 millones de dólares para combatir, según él, las padillas callejeras de El Salvador, causantes de actos de violencia y disturbios en varias partes de este país centroamericano.

La mayoría de los diputados no asistió.

Activistas de derechos humanos y voceros de partidos políticos han calificado el acto del mandatario como un golpe de Estado. Bukele ha dado un plazo hasta este martes para que los congresantes le aprueben el crédito. De lo contrario, no dudaría, ha dicho, que volvería a entrar al Congreso para dirigir la sesión aprobatoria.

Del mismo modo, la Corte Suprema de Justicia de El Salvador alertó a Bukele que “no puede saltarse el orden constitucional”.

La UCA repudia conducta del presidente

Frente a las tensiones entre el Ejecutivo y la Asamblea Legislativa, la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas hace un enérgico y urgente llamado a la sensatez y la cordura, a que se respete la institucionalidad democrática y no se provoque una crisis mayor, por el bien de toda la sociedad salvadoreña.

A través de un comunicado, esta casa de estudios superiores en El Salvador alega que “la tensión entre ambos órganos del Estado puede y debe resolverse a través del diálogo y en el marco del respeto a la Constitución”.

Y prosigue: “las autoridades públicas tienen el mandato de cumplir y hacer cumplir la Constitución, pero desde la plena colaboración entre sí (art. 86 Cn), promoviendo el diálogo y respetando el disenso, con base a los principios de pluralismo y democracia (art. 85 Cn)”.

Ante esta situación le recuerdan al presidente Bukele que, según la constitución salvadoreña, él es el encargado de procurar la armonía social, y conservar la paz y la tranquilidad nacional.

También los diputados llevan su parte en esta posición de la UCA.

“Dada la falta de credibilidad de nuestras instituciones, es indispensable actuar desde la serenidad y la legalidad, confiando en el Estado de derecho y sin caer en provocaciones que pudieran romper el principio del equilibrio de poderes, pilar de la República”.

“Sin ceder a chantajes, la Asamblea debe analizar con celeridad y claridad, y recurriendo al diálogo, las propuestas de ley que reciba”.

Vale recordar que los parlamentarios se oponen a esta solicitud presidencial por considerar que no están claros los detalles y los fines de esta inversión.

El documento de la Universidad Centroamericana también se dirige a las fuerzas policiales.

“Los miembros de la Policía Nacional Civil no deben perder de vista que su misión es mantener la paz interna, la tranquilidad, el orden y la seguridad pública, con estricto apego a los derechos humanos”.

Por su parte, la Fuerza Armada debe cumplir su misión constitucional de servicio a la nación de manera obediente, profesional, apolítica y no deliberante”.

Finalmente invitan a seguir el ejemplo de San Romero de América, cuya Iglesia “no está de acuerdo con la violencia de ninguna forma” y “llama a entenderse, a dialogar, a la justicia y al amor” (homilía 19-03-1978)