«Los golpearon, los desnudaron. No podían caminar»

Policia de Merida
Foto cortesía de Genial Stereo

Dos jóvenes menores de edad fueron detenidos el 7 de julio en la comunidad de El Chama, estado Mérida, por funcionarios de la policía regional que los trasladaron a una casilla policial donde los golpearon durante dos horas hasta hacerlos vomitar.

Los chamos, de 15 y 16 años, quedaron en un estado tan crítico que no podían ni caminar.

Las víctimas estaban echando aceite a una moto cuando un grupo de funcionarios se acercaron para pedirles los papeles; uno de ellos se dirigió a su casa a buscarlos, pero cuando regresó, no se los quisieron recibir.

Al retirarse del lugar con la moto –aparentemente sin avisar–, los policías los siguieron hasta la casa de uno de ellos y fue allí cuando los detuvieron y se los llevaron al recinto policial ubicado en la urbanización Carabobo.

«Se los llevaron a una casilla y los golpearon con una tabla, los desnudaron y les dijeron palabra obscenas», denunció la madre de una de las víctimas.

«Mi hermana los buscó y no podían casi caminar. Nos dijeron que lo lleváramos al ambulatorio. En el hospital empezaron a vomitar».

Los familiares de los jóvenes fueron a la casilla a exigir explicaciones por la golpiza y la respuesta que recibieron por parte de un funcionario es que habían sido golpeados por llevarse la moto.

Las madres de los muchachos pusieron la denuncia ante el Ministerio Público pero aún no reciben respuesta y uno de los funcionarios involucrados habría abandonado el país.

Evaluación psicológica a funcionarios

Para Sarita Montiel, coordinadora del Observatorio Penal de Mérida, los policías de Mérida, cuya jefatura está intervenida por el Gobierno nacional, necesitan ser chequeados y evaluados psicológicamente “para saber la capacidad en la que se encuentran”.

“Algunos funcionarios no reciben estas evaluaciones y es bastante delicado que golpeen y quiten la ropa a unos detenidos, y más aún tratándose de niños de 15 y 16 años”, expresó a Radio Fe y Alegría Noticias.

Montiel cree que algunos vídeos de otros casos difundidos en redes sociales, donde se puede observar tortura a detenidos, muestran un grado de “perversión a nivel psicológico” en algunos policías que “enlodan el trabajo de otros”.

“Hacemos un llamado a todos los institutos donde existan funcionarios de seguridad, para que sean chequeados y evaluados exponencialmente”, comentó.

“Es doloroso que vaya a perder la vista”

Debido a los maltratos que recibieron, uno de los muchachos tiene la vista borrosa.

Montiel comparó el caso con el de Rufo Chacón, quien perdió la vista en una protesta de San Cristóbal luego de que le dispararan perdigones a los ojos.

“Es doloroso que un muchacho de 15 años vaya a perder la vista porque no le recibieron los documentos de su moto, sino que prefirieron agredirlos”, sentenció.