Manifestantes no levantan la tranca de la carretera Machiques-Colón

251
Tranca Indígenas
Cortesía

Más de 280 horas de cierre lleva la troncal 006 de la carretera nacional Machiques-Colón, a la altura del sector El Cruce, parroquia Barí del municipio Jesús María Semprún, Zulia, luego de 12 días de protestas por parte de un grupo de indígenas barí , wayuu y de vecinos de la zona que reclaman nuevas elecciones a la alcaldía.

Unos 300 funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana se trasladaron al sitio con la intención de restablecer la circulación vial, en virtud de los reclamos de los transportistas , productores, comerciantes que alegaban grandes pérdidas de sus mercancías y productos.

Sin embargo, la comisión de los policías no logró llegar a los distintos puntos de cierre debido a que cuando ingresaban al municipio fronterizo se encontraron con el bloqueo por parte de los manifestantes.

Los funcionarios intentaron avanzar lanzando bombas lacrimógenas a los protestantes que mantienen trancada esta importante vía que comunica los municipios Machiques de Perijá y La Villa del Rosario con Jesús María Semprún, en el sur del lago de Maracaibo, además de la conexión con los estados Mérida y Táchira, e incluso con Colombia.

Fuentes de la zona informaron a Radio Fe y Alegría Noticias que la situación es tensa en ese sector del municipio. Los manifestantes le quitaron los escudos a los oficiales de la PNB, incendiaron un vehículo y los enfrentamientos han dejado un número indeterminado de heridos.

Los funcionarios policiales no habían podido ingresar al principal sector de El Cruce, de la parroquia Bari. Ni mucho menos quitar los obstáculos ni disolver la protesta de los manifestantes.

Por el contrario, los mismos, al parecer, comenzaban alejarse del punto del primer enfrentamiento. Los vecinos y trabajadores de fincas graban y filman los acontecimientos, creen que los funcionarios intentan resguardarse en zonas cercanas o incluso para regresar a Machiques de Perijá, de donde partió la comisión policial.

Los manifestantes le quitaron los escudos a los PNB/Cortesía

Los habitantes de este municipio, comerciantes, productores agropecuarios, usuarios de la vía y particulares ya sufren las consecuencias de este cierre.

En una misma voz exigen a las autoridades nacionales abrir la vía, que se restablezca el tránsito “en vista de que sus actividades laborales están paradas y por no poder atender las unidades de producción hay pérdidas en palma aceitera, hortalizas, verduras, carne y leche”.

Uno de los heridos por una bomba lacrimógena/Cortesía