Más derrames petroleros conllevarían al país a una emergencia climática

119
derrame petrolero - derrames de hidrocarburo - CDDLatam
Foto; CDDLatam

El director del Centro de Activismo y Desarrollo Democrático (CDDLatam), Gabriel Cabrera, documentó uno de los recientes derrames petroleros de la Costa Oriental del Lago (COL) en el estado Zulia, afirmando que el daño al ecosistema es “bastante grande”.

Cabrera afirmó en el programa De Primera Mano, de Radio Fe y Alegría Noticias, que son tan graves y recurrentes los derrames petroleros que la situación puede empeorar y convertirse en más que una emergencia.

El pasado 21 de noviembre en Cabimas y Ciudad Ojeda, municipios de la COL, se registró un nuevo vertido de líquido negro en las orillas del lago.

También este lunes 28 de noviembre se presentó otra mancha de líquido en Bachaquero, un pueblo venezolano ubicado en la capital del municipio Valmore Rodríguez, según denunció en Twitter Eduardo Klein, profesor del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar (USB).

“Nos enfrentamos a una emergencia ambiental que puede convertirse en una emergencia climática con impacto directo en la sociedad civil de la zona”, afirmó Cabrera.

El impacto de los derrames

Cabrera señaló que medir el daño del derrame es complejo para las organizaciones no gubernamentales y agregó que debería ser la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) quien lo haga como ente encargado, pero no lo hace.

A estimaciones de Cabrera, basándose en las imágenes satelitales proporcionadas por el profesor de la USB, se puede calcular un aproximado de 10 kilómetros de vertimiento de petróleo solo en Cabimas y partes de Ciudad Ojeda.

Han ocurrido derrames en el Lago de Maracaibo que provienen de la refinería Bajo Grande en la Costa Oriental y afecta a Maracaibo y otros municipios de la región zuliana, explicó.

“Nosotros no podemos determinar con exactitud el momento en el que ocurre el derrame porque son sistemáticos y ocurren constantemente”, dijo el activista, que agregó que tampoco se puede calcular la densidad del hidrocarburo. 

Afirmó que es muchísimo más grande de lo que se cree y, además, la sociedad lo ha normalizado.

PDVSA no responde

“No hay ningún tipo de acción por parte del Estado para prevenir y contener, o incluso para mitigar el impacto ambiental de estos derrames petroleros”, dijo Cabrera.

“La estatal venezolana PDVSA no asume públicamente la existencia de estos derrames. Cuando nosotros solicitamos información a la estatal o al Ministerio de Ecosocialismo no hay ninguna respuesta”, dijo el director de CDDLatam. 

Asimismo, explicó que es una responsabilidad del Ejecutivo del Gobierno de Venezuela y PDVSA atender y dar algún tipo de respuesta o pronunciamiento.

Precisó que aunque los gobiernos regionales y locales quieran asistir esta problemática, en materia legal no lo pueden hacer, pues es netamente competencia del Poder Público nacional, que lamentablemente “no responde ni coopera con los organismos e instituciones” que pueden atender los derrames.

Pesqueros de Zulia, Carabobo y Anzoátegui sufren las consecuencias

De acuerdo con Cabrera, los pobladores y pescadores de Zulia, Carabobo y Anzoátegui son los que más sufren los efectos de los vertidos de hidrocarburo en las costas venezolanas.

Dijo que ha recorrido estos estados y comprobado que la actividad pesquera, además de ser afectada, sigue dándose con todo y aguas contaminadas.

“Nosotros pudimos conversar en Cabimas con un grupo de pescadores y nos hablaban de cómo esto (los derrames petroleros) ha afectado la pesca, pero al final del día ellos siguen pescando, lo consumen diariamente y lo venden”, comentó.

Documentar para denunciar a instancias internacionales

Cabrera señaló que ha recogido imágenes en movimiento durante los últimos dos años para presentar en un documental todo lo que se ha encontrado en su trabajo de investigación de campo. 

Este trabajo, denominado Viernes negro: una emergencia climatica en Venezuela, lo realiza con el apoyo de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas; también con la ayuda de organizaciones como Fridays for Future Venezuela y Laboratorio Joven de Innovación Ciudadana (Youth Lab en inglés).

Vale mencionar que según estimó el observatorio Clima21 en agosto, en Venezuela se registran un promedio de 7 derrames petroleros por mes.