Migrantes claman por agua potable en PASI de Guajira

En el municipio Guajira, alrededor de 300 personas que cumplen con el aislamento obligatorio en el Punto de Atención Social (PASI) de Las Guardias, tomaron la Troncal de Caribe en protesta para exigir agua potable y servicio eléctrico.

En este municipio fronterizo, el gobierno regional habilitó seis PASI para que los venezolanos retornados cumplan con el aislamiento obligatorio, pero no cuentan con las mínimas condiciones.

En los últimos días se han venido generando protestas de los migrantes por falta de agua potable y servicio eléctricos.

Este jueves 20 de agosto, los manifestantes aseguraron que están cansados de pasar penurias en estos refugios.

Los venezolanos retornados denunciaron que no cuenta con agua potable para cocinar ni para bañarse desde hace varios días, situación que ha generado enfermedades en la piel de los niños que están aislados en Las Guardias.

Al lugar de la protesta llegaron funcionarios de la Guardia Nacional que dispersaron a las personas que exigían sus derechos de tener los servicios básicos dignos.

Esta misma realidad se vive en los seis PASI. El punto habilitado en el liceo Orangel Abreu Semprún, que alberga 200 personas, lleva más 30 horas sin servicio eléctrico hasta este viernes por la noche.