Migrantes hondureños varados en España piden ayuda para volver a casa

La asociación de Hondureños Solidarios en Barcelona trabaja para atender a algunos de los varados
La asociación de Hondureños Solidarios en Barcelona trabaja para atender a algunos de los varados.

Más de 200 hondureños varados en España piden ayuda para volver a su país tras la crisis económica y de empleos generada por la pandemia de la COVID-19 en el país europeo.

Los ciudadanos solicitan vuelos humanitarios que les permitan regresar a casa, así como atención básica mientras permanecen en España.

Así lo hizo saber Julio César Trochez, presidente de la Asociación de Hondureños Solidarios en Barcelona, quien explicó que aunque recientemente partieron cerca de 300 personas pero aun quedan muchos otros anhelando volver a Honduras.

“Creo que estos dos vuelos se quedaron a la mitad de lo que realmente es la necesidad de todas las personas que quieren volver. Tranquilamente se podrían llenar otros dos vuelos, pero sabemos que eso es complicado porque el primer vuelo fue súper difícil conseguirlo”, explicó.

Trochez explicó que los hondureños varados en España llegaron al país antes de la pandemia, al encontrar allí mejores oportunidades laborales. Sin embargo, todo cambió para ellos:

“España empezaba a repuntar, a tener más estabilidad, había más oportunidades laborales. Pero esta vez la pandemia ha venido a afectar y la comunidad hondureña ha salido bastante afectada”, relató.

El activista también denunció que aparte del apoyo de algunos albergues y Organizaciones No Gubernamentales, los afectados no han recibido apoyo de parte del gobierno de Honduras.

“El consulado no les está dando ninguna alternativa, ni proveyéndoles de alimentos. Gracias a Dios, España tiene muchos centros caritativos donde al menos pueden conseguir alimentos, también nosotros por medio de la asociación estamos cubriendo a algunos, no a todos, porque son muchos. Pero es una situación difícil, realmente no tienen muchas alternativas y por eso deciden irse”, dijo.

Señaló que en sólo 10 días, por medio de sus redes sociales, le contactaron unas 250 personas preguntando cómo pueden hacer para volver.