Muere primer médico de Apure por COVID-19

Cortesía

Este sábado 22 de agosto, en horas de la tarde, falleció el oftálmologo del estado Apure Luis Martínez, quien llevaba un poco más de 20 días internado en el hospital Pablo Acosta Ortiz de la capital apureña con síntomas del Coronavirus.

El reconocido médico de la entidad y de la Sociedad Venezolana de Oftalmología se convierte en el primer profesional de la salud de Apure que muere por COVID-19.

Fue director del hospital general de San Fernando en el período de 2002 a 2003. También atendía un consultorio privado del área de oftalmología y prestaba sus servicios en el módulo de salud del IPASME en la misma ciudad.

Al graduarse en esa especialidad a principios de los años 70 se vino a San Fernando a ejercer su profesión hasta la fecha.

Días atrás, compañeros del gremio médico de Martínez habían iniciado una campaña de recolección de insumos y de varios equipos para atenderlo, entre esos implementos se requería de un concentrador de oxígeno ya que el galeno presentaba complicaciones respiratorias.

A Martínez se le recuerda por ser un médico siempre dispuesto a atender a las personas que requerían de sus servicios en su área, muy amable, muy servicial y dedicado a causas de servicio social.

El farmaceuta y también diputado a la AN Luis Lippa recomendó a la comisión presidencial y regional de la COVID-19 que «por favor doten a los hospitales de todos los materiales que están necesitando»

La Sociedad de Médicos Especialistas del estado Apure implementan desde hace un mes una campaña de recolección de equipos de bioseguridad, como mascarillas, batas, cubre bocas, cubre botas y otros recursos de protección para el personal médico que a diario tiene que atender los casos tanto en el hospital de San Fernando como en el hospital de Guasdualito, definido como un centro centinela para casos de Coronavirus en esta región.

También la campaña incluye otros insumos como alimentos y artículos de higiene personal para médicos y enfermeras ya que lo que devengan no le es suficiente para costear estos gastos.

Con el deceso de Martínez ya serían 81 los profesionales de la salud en el país que pierden la vida contagiados del nuevo virus.