“Nos mandó a decir que si no cerrábamos nos iba a mandar a la gobernadora”, denuncian adjudicatarios de Tucupita

A diez trabajadores de unos locales que están en el miniterminal de Tucupita les han obligado a cerrar sus puertas y reubicarse en el mercado municipal de la localidad. Ellos han rechazado la propuesta porque temen quebrar.

Tras 80 días de haber bajado las santamaría como medida preventiva ante el coronavirus, llegó la reciente jornada de flexibilización decretada por el gobierno nacional.

Han querido retomar sus trabajos, pero se toparon con la exigencia de Loa Tamaronis, alcaldesa de Tucupita, quien les ha informado que deben mudarse al mercado de la pequeña ciudad.

Todos los afectados se arriesgaron el pasado fin de semana a abrir al público, pero al mediodía la misma alcaldesa ordenó el cierre.

«Nos mandó a decir que si no cerrábamos, nos iba a mandar a la gobernadora», dijo una mujer que aseguró ser «madre soltera». En cambio se negó a pensar que la funcionaria Hernández se atreviese a vulnerarlos más.

Han pedido a la gobernadora mediación ante el conflicto con Loa Tamaronis.

«Aquí no dañamos a nadie y estamos dispuestos a cumplir con los protocolos sanitarios», dijo otro de quienes ahora resultan perjudicados.

Los adjudicatarios se dirigían este lunes a entablar conversaciones con otros funcionarios para lograr una medición frente a la alcaldesa de Tucupita Loa Tamaronis.