Nuevos gobernantes inspeccionan plazas y parques de Maturín

Parque La Gauricha
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Una de las primeras intenciones de los nuevos representantes de la gobernación de Monagas y la alcaldía de Maturín sería la de regresar a «la ciudad distinta» su brillo y verdor.

El gobernador electo por el estado Monagas Ernesto Luna y la alcaldesa del municipio capital Maturín, Ana Fuentes, hicieron un recorrido por diferentes plazas, parques y espacios verdes de la ciudad junto a su equipo de infraestructura para evaluar las condiciones de estos espacios de cara a mejorar su aspecto en la época decembrina.

Múltiples denuncias hechas por los ciudadanos sobre el mal estado en el que se encuentran las plazas icónicas de la ciudad de Maturín al parecer han sido escuchadas.


Incluso el emblemático parque zoológico La Guaricha, cuyo estado de precariedad y abandono se ha denunciado de forma sistemática por ser un pulmón vegetal y cuna de numerosas especies.

Delimar Acevedo es doliente de los espacios de esparcimiento de la ciudad, en especial del parque zoológico al que dejó de visitar junto a sus hijos por la desidia y la inseguridad reinante en el recinto.

“Al parque de La Guaricha la hace mucha falta un cariñito de parte de los entes gubernamentales, de verdad ya no es culpa de los trabajadores sino del alcalde como tal que es el encargado del mantenimiento de ese espacio y de las plazas donde todos caminamos, todos pasamos a diario y quisiéramos ver de una manera más bonita más agradable todo lo que es el casco central y sus plazas. Del parque lamento su estado porque era uno de los lugares preferidos de sus hijos», lamentó Acevedo.

“Tengo ya varios meses que no llevo a mis niños al parque La Guaricha, ya no provoca ni siquiera estar en el parque, nada más ver el estado en que se encuentran los animales ver el descuido de la laguna, no hay ya nada verde, los bancos y los columpios rotos y riesgo que ahora implica ir al parque con la delincuencia que en él se cobijan”, denunció Acevedo.

Mientras el clamor es que Maturín recobre su eslogan de «la ciudad distinta», su verdor y limpieza la promesa hecha por los nuevos gobernantes es que se va a ir haciendo una revisión y atención paulatina de los espacios de esparcimiento para que puedan nuevamente servir como centros de esparcimiento y recreación de niños, jóvenes y adultos.