OBU: 70% de las universidades denunciaron daños en su infraestructura en marzo

61
estudiantes universidades venezolanas
Foto: Archivo.

Carlos Meléndez, director del afirmó Meléndez (OBU), alertó sobre el crítico estado de las universidades públicas en Venezuela, afirmando que las denuncias registradas por MonitorOBU en marzo hablan de que el 70% de las casas de estudio superior consultadas reportó daños en sus infraestructuras físicas.

Meléndez indicó, en el programa En Este País de Radio Fe y Alegría Noticias, que en comparación al 2023, el OBU registró que casi la mitad (47%) de las denuncias recibidas estaban relacionadas con daños en la infraestructura.

Esta situación, que ha venido empeorando con el pasar de los años, tendría su origen en la combinación de dos factores principales: la falta de presupuesto y el impacto de la pandemia.

“La razón de este daño tiene que ver con el ya inexistente presupuesto universitario que inhibe a la gerencia universitaria poder hacer el mantenimiento adecuado para evitar el daño profundo de las universidades”, explicó Meléndez. “Y otro lado tiene que ver con el impacto con la pandemia que originó la delincuencia en el patrimonio público del sistema de educación superior”.

Las áreas más afectadas por los daños en la infraestructura universitaria son las bibliotecas, laboratorios, salones de clase y los baños. Además, la ausencia o falla en los servicios públicos como la electricidad y el agua potable.

“En la encuesta de condiciones de vida 8 de cada 10 universitarios dijeron que sus baños no funcionan con regularidad, y 9 de cada 10 universitarios no cuentan con servicio de agua potable”, señaló Meléndez.

Deserción estudiantil

Carlos Meléndez apuntó que la deserción estudiantil es uno de los indicadores que siguen ocultos en Venezuela.

“Las instituciones competentes no han podido informar responsablemente los niveles de deserción, pero las investigaciones arrojan que desde el 2015 al 2023 se registra una deserción entre el 40 y 50%”, contó.

En el caso de las universidades privadas, “las dificultades que tienen los estudiantes y familiares para pagar, dependiendo el tipo de universidad privada, puede estar cada periodo entre 400 dólares y 2.500 dólares”.

“Antes un profesor universitario le podía pagar la matrícula privada a su hijo, ahora no ante la inexistencia del salario (…) Es una de las razones hemos visto la reducción de la matrícula”, insistió Meléndez.

Mientras tanto, en las universidades públicas “desde el 2012 en adelante se han registrado una reducción de la matrícula que oscila al 60%”, afirmó Meléndez.

Sigue todas nuestras entrevistas y la información que se produce desde las regiones uniéndote a nuestros canales de Telegram y WhatsApp.