Pacientes de SIDA en Venezuela desconocen los efectos del tratamiento

45

Cada primero de diciembre se conmemora el día mundial de la lucha contra el SIDA, una fecha emblemática que recuerda las aproximadamente 40 millones de personas que han fallecido a causa del VIH en todo el planeta.

Cesar Pacheco, coordinador del Área de Prevención y VIH de la ONG Acción Solidaria,  indicó que en el 2020 se reportó 1.5 millones de nuevos casos de personas contagiadas de VIH, que comprándolo con el año 2019 y 2018 se puede ver como “un estancamientos en los nuevos casos”.

“Los números a nivel global vienen cayendo en los últimos 5 años. Se estima que hay 37.7 millones de personas a nivel global afectada por el VIH y en el 2020 se reportaron cerca de 680 mil muertes a consecuencia de esta enfermedad”, expresó.

Pacheco señaló que en Venezuela se estima que solo un 62% de las personas lograron realizar su chequeo de despistaje de VIH, mientras que las personas con la enfermedad del SIDA en el país solo el 64% se encuentra en tratamiento retroviral. Pero se desconoce quién ha tenido mejoramiento con el tratamiento.

A través de Radio Fe y Alegría Noticias aseveró que el estado venezolano no ha generado información y que de hecho  “desde el año 2016 existe una irregularidad en el acceso a los servicios públicos para exámenes de control que permitan a las personas hacerse estos chequeos de manera gratuita”.

De igual forma, explicó que esto quiere decir que las personas con VIH en Venezuela se le dificulta saber si el tratamiento que se está suministrando les está haciendo el efecto deseado, ya que en el sector privado puede costar hasta 100USD un examen de carga retroviral.

Pacheco manifestó que algunas de las dificultades que presentan las personas con VIH en Venezuela es el problema del traslado a los centros de salud, además del colapso en los que estos se encuentran por motivo de la pandemia de la COVID-19.

A pesar que la ciencia ha hecho grandes avances en el desarrollo de tratamientos, pero la prevención sigue siendo la principal arma a falta de una vacuna para el SIDA.