Pacientes oncológicos en Guárico siguen sin radioterapia

Imagen del hospital de San Juan de los Morros. Foto: Xiomara López

Noventa pacientes oncológicos del hospital Israel Ranuarez Balza de San Juan de los Morros exigen ayuda para reparar el equipo de radiología y poder seguir con sus tratamientos.

Hayde Seijas declaró a Radio Fe y Alegría Noticias que el equipo no está trabajando al 100% y eso atrasa los tratamientos.

“La desesperación que tenemos es grande. Aparte que muchos, la mayoría de todos los pacientes, somos de otros estados”, acotó la afectada.

La paciente comentó que alrededor de 25 pacientes están en la espera para comenzar el tratamiento, mientras que otros inician el proceso aún con la máquina trabajando a medias.

Seijas indicó que la empresa que arregla estos equipos se encuentra en Caracas y no han podido viajar a Guárico porque no han podido surtir con gasolina el carro que trae a los técnicos.

“Los técnicos de Caracas no están dado repuesta. Ellos lo que dicen es que no hay gasolina, tienen tres días haciendo cola en Caracas y no pueden surtir gasolina. Como es una empresa privada, debe ser que no los toman en cuenta, Los tienen desde la seis de mañana hasta la seis de la tarde no logran echar gasolina para venirse a San Juan de los Morros”, aseguró la paciente.

La espera se complica

Seijas señaló que la mayoría de los pacientes son de varios estados del país y desde que comenzó la cuarentena y el cierre de fronteras, ha tenido que pagar residencia y comprar alimentos, lo que les genera más gastos.

“Tenemos alrededor de tres, cuatro meses pagando alquiler, buscando la manera de cómo sobrevivir en este estado y cada día se nos hace más difícil. La situación que tenemos es grande porque hay que seguir costeando nuestros gastos nada más por esperar, porque ahorita nos tienen esperando», acotó.

Por esta razón «pedimos enormemente que se escuchen nuestra súplicas, que nos apoyen en esta gran lucha, que no nos quiten las esperanza de seguir luchando porque solamente Dios y todos los que nos escuchan pueden comprender nuestra desesperación para seguir luchando por nuestra vida”.

Los afectados esperan que las autoridades tomen cartas en el asunto ya que la vida de estos pacientes depende de esta máquina.