Pandemia, impuestos e inflación golpearon economía en Barcelona

Centro de Barcelona/Foto: José Félix Millán

Con el transcurrir de estos dos primeros meses del año cada vez es mayor el número de comercios con las Santamaría abajo que se dejan ver en el bulevar 5 de julio de Barcelona, capital de Anzoátegui.

A pesar de que muchos diversificaron su actividad económica con la venta de productos de consumo masivo como lo son alimentos, productos de limpieza y aseo personal, en algunos casos esto no ha sido suficiente para mantenerse a flote ante el aumento desmesurado de los tributos municipales, una inflación que dificulta la reposición del inventario, sumado todo esto al contexto de la pandemia.

De acuerdo con el presidente del Colegio de Economistas de la entidad, Carlos Rojas, al menos unas 5 mil empresas en la capital de Anzoátegui se encuentran en estado recesivo, es decir, con un cese total de las operaciones o en el mejor de los casos, trabajando medio tiempo, limitándose la actividad económica principalmente a la alimentación, calzado y telecomunicaciones.

“Ahorita solo está trabajando el sector comercio y más el sector comercio enfocado a ropa, comida y telecomunicaciones”, resaltó Rojas.

Para el economista la recesión económica barcelonesa, la cual asegura no se diferencia de otras ciudades del país, obedece a factores como las políticas macroeconómicas implementadas desde el ejecutivo central, entre ellas la emisión de dinero inorgánico y trabajar con el sistema financiero de manera virtual o electrónica.

“Esto es consecuencia de muchos factores exógenos como por un lado las políticas macroeconómicas que ha venido estableciendo el gobierno con la bendita tasa de cambio, esa política económica de emisión inorgánica y trabajar de manera virtual con el sector financiero limitando la liquidez simplemente ha causado un daño muy grave a la economía del país”, expresó el gremialista.

Desde la Cámara de Comercio de la ciudad capitalina de Anzoátegui se ha exhortado a la creación de planes crediticios articulados entre el ejecutivo nacional y las bancas públicas y privadas con la finalidad de oxigenar al comercio local.

Por otra parte, desde el Colegio de Economistas se cree principalmente necesario reavivar el sector primario de la economía, como lo es el sector manufacturero para realmente ver cambios en la economía nacional.