Pasan de 3 mil los detenidos en Sudáfrica

56
Foto: ABC

Los disturbios y saqueos continúan en el país de Nelson Mandela, Sudáfrica. Este domingo las autoridades reportan que ya son 3.407 los detenidos tras las últimas redadas policiales. Los muertos ya sobrepasan los 200. Un conflicto interno que parece salirse de sus cauces.

El actual presidente sudafricano Cyril Ramaphosa ha decido movilizar al ejército (unos 2.500 militares) para contener las protestas que están arrasando partes del país desde hace una semana. Las últimas se han dado en las provincias de Mpumalanga y Cabo Norte.

El motivo de las protestas y saqueos en las ciudades ha sido el encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma. Este se negó a declarar ante una investigación por corrupción, lo que le ha llevado a una condena en firme por la Corte Constitucional a una pena de 15 meses de prisión. El propio Zuma se entregó a la policía.

Integrantes de la la Estructura Nacional Conjunta de Operaciones e Inteligencia, NatJOINTS, aseguraron este domingo a medios internacionales que “la tensión parece haberse calmado” y que las fuerzas de seguridad están llevando a cabo operaciones de recuperación de los bienes robados en los saqueos.

Entre los bienes recuperados hay colchones, televisores, sofás, frigoríficos, sistemas de sonido, pantallas de ordenador y ordenadores portátiles, comestibles y prendas de vestir.

El presidente Ramaphosa llamó a la calma y dijo que «el camino a la violencia lleva a más pobreza, más desempleo y más vidas perdidas de inocentes»

¿Quién es Jacob Zuma?

Jacob Zuma fue presidente de Sudáfrica entre 2009 y 2018. Pertenece al partido que gobierna el país desde el fin del ‘apartheid’, el Congreso Nacional Africano. Durante su mandato fue acusado de vincularse con casos de corrupción y nepotismo.

Ello ha llevado a que tenga 16 cargos de fraude, corrupción y crimen organizado desde 1999. Cuenta con seguidores dentro de su partido, así como simpatizantes en la zona de donde es su origen, la provincia de KwaZulu-Natal, donde se iniciaron las protestas por su condena.

Mientras tanto, la fundación de Zuma explicó en redes sociales que «la paz y estabilidad de Sudáfrica está relacionada con la liberación de Zuma de forma inmediata».

Pero esto parece que no sucederá, por lo menos por ahora.

Con información de agencias internacionales