Persecución y caos, ¿trabajadores de Guayana en la mira?

Fuerza laboral trabajadores Guayana
Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

Desde la Cámara de Comercio de Caroní aseguran que no hay estadísticas de desempleo en las pequeñas, medianas y grandes empresas en Ciudad Guayana, estado Bolívar. Sin embargo, durante este tiempo de confinamiento por la pandemia del Coronavirus muchas empresas se vieron en la necesidad de disminuir la fuerza de trabajo, a pesar de la inamovilidad laboral decretada por las autoridades nacionales. 

De acuerdo con el informe del Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS) en el primer trimestre de este año 2021 se registraron más de mil quinientas (1.500) manifestaciones. De esas 1.500 protestas, al menos 548 fueron por los derechos laborales.

Los trabajadores de las empresas básicas de Guayana siempre fueron reconocidos por su fuerza de movilización y productividad. Aunque por estos días se les distingue más por sus reclamos airados ante falta de beneficios y buenos salarios.

Persecución sindical 

Rubén González, Secretario General de Sitraferrominera, aseguró a Radio Fe y Alegría Noticias que cuando inició su carrera sindical “había una democracia. Donde los trabajadores se paralizaban, se les escuchaban sus planteamientos, se discutía contrato colectivo, se hacían elecciones sin ningún tipo de chantaje ni persecución”.

En los últimos años, la producción en las empresas ha disminuido considerablemente. Se habla de que solo producen el 20% de su capacidad y en algunos casos, hasta menos. 

“La fuerza laboral tenía confianza en sus dirigentes sindicales, los trabajadores siempre respondían cuando se llamaba a una manifestación dentro de las empresas; los trabajadores asumían las luchas, pero actualmente por las persecuciones, la fuerza laboral está mermada dentro de las empresas” explicó González.

Sindicalista Ruben González trabajadores Guayana
Rubén González fue detenido el 29 de noviembre de 2018 . Foto archivo web.

La crisis económica y la falta de producción en las empresas perjudica directamente al trabajador, por lo que se hacen sentir cada vez que salen a las calles a pedir un seguro de Hospitalización, Cirugía y Maternidad (HCM), juguetes, bonos, vacaciones y otros beneficios que dejaron de percibir desde hace tiempo.

González aseguró que con la cuarentena se implementó una nueva política dentro de las empresas. “Hay compañeros que los llaman a trabajar y empiezan a protestar porque no le dan los implementos de seguridad (…) los sacan y buscan a otros para que no digan nada”, dijo.

Pero no solo se trata de protestar. Estas manifestaciones generan molestias a los patronos y quienes se atreven a salir a reclamar sus derechos son, como en el caso de Rubén González, detenidos.

A González, sindicalista de la empresa ferrominera, lo detuvieron en noviembre de 2018 en el estado Anzoátegui. Regresaba de una manifestación en Caracas donde exigía mejoras laborales.

Después de veintiún (21) meses en prisión, González fue liberado al recibir un indulto por parte del gobierno de Nicolás Maduro. 

La fuerza trabajadora ha perdido su potencial y esto se debe a la persecución que viven los sindicalistas que aún se encuentran en el país, con la esperanza de activar la productividad en las empresas.

El último sentenciado

El pasado martes 8 de junio, Rodney Álvarez, extrabajador de Ferrominera del Orinoco fue sentenciado a 15 años de prisión. Tres días después -el 11 de junio- cumplió 10 años tras las rejas. La defensa denunció irregularidades en su proceso judicial.

En junio de 2011 lo acusaron de asesinar a Renny Rojas, quien también era trabajador de la empresa. Lo mataron en medio de una protesta mientras los empleados trataban de instalar una comisión electoral. 

trabajadores Guayana
Foto: cortesía

Luis Aguilera, abogado de Rodney Álvarez, relató a Radio Fe y Alegría Noticias cómo comenzó la revuelta que terminó con la detención de Álvarez.

El 9 de junio del 2011 los trabajadores de Ferrominera, en el estado Bolívar, se reunieron en asamblea general para elegir la comisión electoral esto con el fin de renovar la junta directiva del sindicato de trabajadores.

En ese momento empezaron a llegar dirigentes sindicales que apoyan al gobierno nacional «con autobuses llenos de gente que nada tenían que ver con la empresa», explicó Aguilera.

La situación caldeó los ánimos y dio inicio a un altercado en donde las cámaras de seguridad captaron el momento en que Héctor Maicán, directivo sindical y militante del Partido Socialista Unido de Venezuela, efectuó tres disparos a la multitud reunida, hiriendo a dos trabajadores de gravedad y a Renny Rojas, este último murió en el acto.

Héctor Maicán fue imputado por asesinato por motivos fútiles y dejado en libertad plena a los dos años siguientes por admisión de los hechos.

Al final, la familia y los abogados de Álvarez siguen denunciando que trabajadores y dirigentes sindicales son perseguidos para evitar que reclamen sus derechos y exijan al Estado que las empresas funcionen

La fuerza obrera que… ¿ya no trabaja?

Henry Arias, dirigente sindical de la empresa Venalum, reconoció que la fuerza laboral “ha mermado por las persecuciones a los sindicalistas”. La mayoría de los trabajadores de las empresas básicas están desincorporados.

“Los trabajadores están vendiendo los botones que les daba la empresa, vendiendo los televisores, los muebles”. Incluso, habla de los trabajadores que con ficha en el bolsillo “venden téticas de café, azúcar” para poder percibir más recursos económicos.

Pero no solo se trata de la pérdida de la fuerza laboral por las persecuciones. Actualmente hay más de 45 mil trabajadores en Guayana sin acudir a las empresas básicas porque los desactivaron sin notificarles. Tampoco les cumplieron una serie de cláusulas que fueron discutidas y aprobadas en sus contratos.

El drama del jubilado

Manuel Diaz, exdiputado de la Asamblea Nacional y directivo del comité de la Federación de Trabajadores del estado Bolívar, aseguró que hay un descontento en la masa laboral de Guayana por la violación a sus reivindicaciones, sobre todo los jubilados, a quienes no se les reconoce el trabajo realizado por más de 35 años. “En materia de salud el trabajador no tiene un HCM; nada de eso se está cumpliendo”, apuntó.

La situación actual de las empresas en cuanto a los empleados es crítica. Muchos fueron desincorporados sin ninguna razón y sin previo aviso.

“Aquí hay una inamovilidad laboral que la ha dicho cada año Nicolás Maduro, pero han desincorporado una cantidad de trabajadores… no hay un motivo de despido por ningún lado”, señaló Henry Arias. Destacó además que hay “trabajadores en Guayana que están apareciendo fuera de las nóminas”, por lo que pide una inspección a las nóminas de las empresas.

La lucha por la locha 

La lucha de los trabajadores de las empresas básicas sigue, acompañados o no por el sindicato. Muchos se organizan y salen al paso a protestar por sus derechos. Los empleados de Sidor son un ejemplo de esto.

Carlos Rosas, trabajador de esta empresa, expresó a Radio Fe y Alegría Noticias que están “resentidos por la mala política” en las empresas básicas. Además, denunció “opresión dentro de la empresa” por parte del patrono, por lo que asegura que los trabajadores deben aguantar por “ese bono y esa bolsita que les están dando”, refiriéndose a las compensaciones –precarias- que reciben los empleados. 

Mientras tanto, la debilitada fuerza laboral de Guayana, oprimida por las amenazas, sigue en la lucha por sus trabajadores. Otros salen a las calles a vender los corotos de sus casas para poder llevar algo de comida a sus familias.

Empresas y trabajadores de Guayana

El gran parque industrial guayanés presumía de poder y fuerza. Toneladas y toneladas de hierro se fundieron y salieron rumbo a los mercados nacionales e internacionales. Según los trabajadores de empresas vinculadas a la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), en el 2000 Ferrominera produjo 18 millones de toneladas métricas de hierro. Esa misma empresa, en 2010 fundió catorce millones y en 2016 siete millones ochocientas mil toneladas. Para este 2021 no hay registros disponibles. 

trabajadores Guayana
Foto: cortesía

Sin embargo, una nota publicada por Venezolana de Televisión en abril indica que “actualmente se ejecutan tareas de mantenimiento mayor en varias de sus líneas de producción. Posterior a esto, esperan lograr la meta de 60 mil toneladas de Briquetas al mes de excelente calidad para cubrir la demanda del mercado nacional e internacional”.

¿Cuánto producían las empresas básicas de Guayana a principios de siglo y cuánto producen hoy?, ¿Cuántos trabajadores hacían funcionar a esas industrias a principios de siglo y cuántos hay en 2021?

¿Rubén González y Rodney Álvarez son la otra cara de las empresas básicas?, ¿Son ellos la evidencia de una actitud sistemáticamente hostil contra los trabajadores?

La fuerza laboral de Ciudad Guayana se debate entre insistir en reclamar para recuperar el estatus productivo o desistir y dedicarse a salvar el pellejo así implique hacer lo que sea para no morir de mengua.