¿Qué es el hongo negro y cómo se contagia?

Una nueva incertidumbre se posa sobre el mundo. La aparición del hongo negro, una nueva infección que también pone en vilo la salud de la gente, juntándose al ya mortal Coronavirus.

En términos científicos se conoce como mucormicosis. La India ha sido uno de los primeros países que ha reportado casos y muertes por la nueva enfermedad, sobre todo en pacientes que padecían de la COVID-19 o que se habían recuperado. En América Latina ya se han confirmado cuadros en Argentina, México, Bolivia y Venezuela.

La novedosa patología se manifiesta como una infección de la piel y avanza por la nariz, los pómulos y entre los ojos y los dientes. Además, se propaga a los ojos, los pulmones e incluso al cerebro, produciendo enrojecimiento o decoloración de la nariz, visión borrosa o doble, entre otros. En casos extremos, puede implicar la pérdida de la mandíbula y de los ojos.

La peligrosidad del hongo negro se concentra sobre todo en personas con el sistema inmune debilitado o vulnerable producto de otras enfermedades, así como en diabéticos, pacientes con cáncer o personas que recientemente hayan permanecido de manera prolongada en unidades de cuidados intensivos (UCI) y su sistema de defensa se haya visto seriamente afectado.

Los pacientes que han superado el Coronavirus son un objetivo fácil para que el hongo negro les infecte. Según los médicos de la India, uno de los factores determinantes que está contribuyendo a aumentar la incidencia de la mucormicosis es el uso de esteroides, un tratamiento que salva la vida en pacientes afectados por la COVID-19 que se encuentran en estado crítico.

¿Cómo se contagia?

Los primeros estudios clínicos indican que la infección se adquiere por estar expuestos a hongos de la familia de los mucorales, que se encuentran normalmente en el suelo, en plantas, en montones de abono, madera podrida, así como en las frutas y verduras en estado de descomposición.

Los síntomas de esta infección pueden variar de un paciente a otro, pero los más comunes son: picor de ojos y nariz, fiebre, vómito con sangre, dificultad para respirar y dolor de cabeza.

Los médicos recomiendan, para prevenir la aparición del hongo negro, el uso de mascarilla, proteger todo el cuerpo cuando se hagan trabajos de jardinería, así como mantener una adecuada higiene y no consumir alimentos, frutas y verduras que no se encuentren en buen estado.

¿Cómo se trata?

Para detectar la infección se realiza una resonancia magnética de los senos paranasales, tomografía de tórax, una biopsia de los tejidos afectados o un examen microscópico.

Una inyección intravenosa contra hongos es el único medicamento eficaz contra la enfermedad. Los médicos señalan que debe aplicarse aproximadamente durante tres semanas.

Primer caso detectado en Venezuela

En Venezuela el primer caso fue confirmado en el municipio Libertador del estado Mérida. Se trata de una mujer mayor de 50 años de edad, habitante del municipio Campo Elías, la cual se encuentra en la unidad de cuidados intensivos del hospital de la capital merideña.

Según las autoridades sanitarias de Mérida «la señora comenzó con un COVID-19 leve y por supuesto hizo una inmunosupresión en un cuadro diabético aparatoso e hizo el hongo negro, se tomó una biopsia de su cara y fue enviada al laboratorio de salud pública en Caracas y ya se reportó positiva la mucormicosis del hongo negro».

Aclararon que la infección no se transmite de persona a persona, ni de animales a persona. Igualmente sugieren a los ciudadanos preservar las medidas de higiene aún en medio de la severa crisis de agua potable en gran parte del país.

Con información de medios internacionales, OMS y del Ministerio de Sanidad de la India