¿Qué es y dónde queda La Gabarra? (y II)

La Gabarra
La Gabarra/Cortesía

La Gabarra es solo un punto dentro de las 116 mil hectáreas de la ciudad comunal Simón Bolívar, en el municipio Páez. Pero es la que más resalta en las últimas noticias.

En la primera parte de este trabajo especial Braulio Márquez, uno de los voceros principales de la ciudad comunal revelaba en exclusiva para Radio Fe y Alegría Noticias cómo están organizados y cuál es la importancia que tiene esta experiencia ciudadana en términos de producción agrícola y soberanía alimentaria.

En esta segunda y última entrega el comunero destaca la trascendencia de la ciudad comunal para el ámbito político con su autogobierno y cómo reaccionan ante la ocupación armada de una parcela por parte del ELN colombiano.

Admite que se encuentran en resistencia «pacífica» ante la llamada «invasión» de los guerrilleros en una parte de ese vasto territorio. Rechazan su presencia porque «perturba» la paz y la tranquilidad que han obtenido desde hace años.

También asevera que el gobierno colombiano es guerrerista. Al Estado venezolano le pide más presencia y acompañamiento en estas zonas fronterizas con Colombia.

RFyA: ¿De qué forma impactó el cambio en esta comunidad desde que se instauró la ciudad comunal socialista Simón Bolívar? ¿Qué cosas han mejorado? ¿De qué manera han venido resolviendo los problemas propios de esta zona rural?

BM: «Debo decir que lo primero que mejoró es que al organizarnos vivimos en paz, en tranquilidad, sin zozobra, sin ningún atropello de nadie. Ha mejorado en todos los aspectos nuestra vida en las comunidades. En la vialidad, acceso a la educación, a la salud, al deporte, a la cultura. Los niveles de organización han permitido avanzar en todos esos aspectos en nuestro territorio».

RFyA: Conociendo un poco de la experiencia comunitaria que usted cuenta de organización, de autogestión, de rehabilitación de vías, de producción, ¿de qué manera se ven impactados ustedes con la presencia de estos grupos armados en sus territorios? ¿Cómo afecta esta presencia la vida, el desenvolvimiento de esta ciudad comunal?

BM: «Nosotros nos vemos impactados de diversas formas. Una de ellas, como lo comenté anteriormente, es que nuestra gente se acostumbró en este territorio, después de que nos organizamos, a vivir en paz y en tranquilidad. Y con la presencia de estos grupos irregulares TANCOL, pues vienen a traer viejos recuerdos cuando esto era un santuario del corredor del narcotráfico, zona roja, de grupos irregulares extranjeros. Y por eso es que esta ciudad comunal está tan combativa en estos tiempos combatiendo (sic) democrática y cívicamente a estos grupos. Nosotros estamos en resistencia pacífica, democrática, rechazando la presencia de estos grupos. Primero, nosotros no vamos a permitir en el territorito de la ciudad comunal, que ha costado tanto vivir en paz y en tranquilidad, que vengan estos grupos trasnacionales, llámense como se llamen, denomínense como se denominen, de derecha, de izquierda, a quitarnos la paz y la tranquilidad. Nosotros creemos que estos grupos TANCOL han perdido su brújula, su orientación, no tienen una ideología, no tienen un proyecto político. Ellos incursionan en el territorio de la ciudad comunal para involucrarnos, traernos una guerra que no es nuestra, que no nos pertenece, que es del territorio colombiano, y a dañar nuestro territorio para ponerlo al servicio de las malas prácticas que hay en la frontera como contrabando, ilícitos fronterizos, narcotráfico, todo ese tipo de cosas. Por eso es que nosotros nos alarmamos e hicimos la denuncia como autogobierno. Y no es la primera vez que lo hacemos. Esta es como la quinta vez nosotros hemos salido a marchar, a exigir respeto a la autodeterminación de los habitantes de la ciudad comunal, a la soberanía, a la paz de nuestro territorio. Eso implica (que) dejar asentar un grupo extranjero en nuestro territorio muchas cosas. Primero, para nuestras familias, para nuestros hijos, para nuestros habitantes, qué futuro pueden tener con estos vándalos en nuestro territorio. Por eso es que nosotros rechazamos esa invasión».

RFyA: Desde la época de Hugo Chávez como presidente se ha acompañado el proceso de pacificación en Colombia para que lo ocurra en ese país no termine afectando a Venezuela. ¿En el caso de esta experiencia comunitaria de organización de ustedes, estarían dispuestos por apostar a una especie de diálogo, de conversación, que permita la pacificación de estos territorios, de que haya un acuerdo macro entre los gobiernos para que haya una desmovilización de estos grupos que están haciendo presencia en la frontera y que están afectando tanto del lado colombiano como del lado venezolano».

BM: «El proceso de paz en Colombia lamentablemente lo volvió añicos Duque, el uribismo, la extrema derecha de la oligarquía colombiana. No hubo una voluntad de hacer la paz en el terreno, en la realidad. Firmaron un acuerdo, se desmovilizó un sector importante de las antiguas FARC pero no hay la voluntad. El gobierno colombiano es guerrerista que no comulga con la paz, con el diálogo. Ellos están sirviendo como un instrumento del imperialismo norteamericano para agredir a Venezuela. Es un plan orquestado. Muchos de estos grupos que están en la frontera han sido infiltrados por la CIA, por el gobierno norteamericano. Obviamente, el primero que ha dado todo por el diálogo en Colombia y porque haya paz es el gobierno venezolano, inicialmente por el comandante Chávez, y posteriormente con nuestro presidente Nicolás Maduro que ha hecho todo para que haya paz en Colombia. En Colombia va a haber paz cuando haya un gobierno antineoliberal que vea primero lo humano antes que el capital de los grupos económicos, criminales, del narcotráfico. El gobierno de Colombia lamentablemente es un narco estado. Obedece líneas directas del narcotráfico. Pero efectivamente nosotros como organizaciones sociales, como pueblo estamos dispuestos a la orden para aportar cualquier granito de arena, cualquier escenario para contribuir con la paz y el diálogo en nuestro hermano pueblo de Colombia que ha llevado tantas dificultades. En los últimos meses hemos visto cómo han masacrado al pueblo colombiano que protesta en las calles, a los estudiantes. Pero ellos van a conseguir el rumbo, el objetivo que es que haya paz en esa república hermana».

RFyA: ¿Cuál es su mensaje al país que está a la expectativa de todo lo que viene aconteciendo en la frontera en medio de esta tensa situación que también se vive en su ciudad comunal?

BM: «El mensaje al gobierno nacional es que reconocemos a las Fuerzas Armadas. Apoyamos contundentemente el despliegue del operativo que se está desarrollando en la frontera y en territorio de la ciudad comunal. El escudo bolivariano 2022 lo apoyamos contundentemente para que se siga desarrollando y haya paz y tranquilidad en nuestra frontera y en nuestro territorio. Y el mensaje al gobierno es que sigan por esa vía de acompañamiento al pueblo de los territorios, que haya más presencia del Estado. A veces sucede que hay grupos extranjeros en nuestro territorio haciendo de las suyas porque falta más presencia del Estado en toda su arquitectura de gobierno. Y el llamado a las comunidades, a los comuneros, a las organizaciones sociales, a los productores, es que nos organicemos. Mientras el pueblo esté unido y organizado no habrá ningún grupo ni habrá nadie que pueda asentarse en esos territorios».