Recomiendan al gobierno de Ecuador autorizar pruebas de dióxido de cloro contra el COVID-19

Para el obispo católico Bertram Wick, si el tratamiento resulta exitoso podría salvar vidas y recuperar la economía del país. | Foto: diario La Hora, Ecuador.
Para el obispo católico Bertram Wick, si el tratamiento resulta exitoso podría salvar vidas y recuperar la economía del país. | Foto: diario La Hora, Ecuador.

El obispo de la iglesia católica, Bertram Wick, recomendó al gobierno de Lenin Moreno que autorice las pruebas con dióxido de cloro como tratamiento para la COVID-19 con el fin de salvar las vidas de pacientes críticos.

Wick, obispo de la Diócesis de Santo Domingo, señaló que semanas atrás enviaron una carta al ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos López, para sugerirle que iniciara dichas pruebas en cuatro zonas del Ecuador.

«La necesidad de escribir una carta al ministro de Salud surgió porque me llegó esa evidencia de un experimento de más de 100 pacientes, de los cuales 97 fueron sanados por la aplicación de dióxido de cloro. Por ese motivo quería consultar si el ministro no estaría dispuesto a ayudar a este país nuestro que está tan hundido en el problema sanitario», dijo.

Wick explicó este fin de semana a los medios de comunicación que tomó esa decisión debido a que «el problema económico nos está asfixiando a todos» y para las familias con menos recursos no es posible quedarse en casa 2 meses sin trabajar y que, aquellos que guardan el confinamiento, lo hacen por temor a contagiarse.

Sin embargo, el sacerdote señaló que hay muchas personas que están dispuestas a exponerse al contagio, si es necesario, con tal de conseguir el sustento diario.

«Si tengo la opción de morir entre el hambre o el COVID, yo prefiero arriesgar el COVID porque ahí la supervivencia es relativamente alta, más del 90%», expresó.

La carta

En el documento, con fecha del 12 de mayo de 2.020, Monseñor Wick pregunta al ministro de Salud por qué no se autorizan los experimentos para «salir de esta batalla de difamación que no sirve a nadie».

Además, dijo sentirse preocupado por el bienestar de los ciudadanos ecuatorianos y opinó que dichos ensayos, si llegasen a ser efectivos, podrían salvar vidas y «ahorrar millones» a la nación ecuatoriana.

Puede ver, a continuación, el documento completo.