Rector Calzadilla: «se han superado en gran escala las expectativas»

Pedro Calzadilla, presidente CNE
Foto: Tal Cual

Al valorar en primera instancia el desarrollo del simulacro electoral previsto para este domingo 10 de octubre, el presidente del Consejo Nacional Electoral, Pedro Calzadilla, se atrevió a indicar que «se han superado en gran escala las expectativas de participación».

El rector principal del CNE destacó la voluntad «y espíritu democrático de participación con muchísima y pasión» de los venezolanos «en esta simple prueba».

Pasadas las 3 de la tarde, cuando faltaba menos de una hora para el cierre de los centros electorales, Calzadilla aseguró que todo el sistema electoral funcionó a la perfección, incluyendo las máquinas automatizadoras del voto.

Para este evento, el organismo electoral habilitó 446 centros de votación, 1.386 mesas electorales y 3.222 funcionarios electorales.

En sus declaraciones que compartió con algunos medios de comunicación, la principal autoridad del poder electoral no respondió a las denuncias de ubicación de puntos rojos muy cerca de los centros de votación, el uso de vehículos oficiales para el traslado de participantes y el no resguardo del distanciamiento físico.

Calzadilla anunció que para este lunes 11 de octubre se integró una nueva auditoría en el proceso. Se trata de incorporar la base de datos de las huellas dactilares.

«es muy importante ese momento porque tienen todavía algunas dudas o quienes puedan estar confundidos en el sentido que una persona pueda votar y usurpar su identidad o que una persona pueda votar dos veces, aquí está asociada la base de datos, los nombres, la cédula, con algo que es insustituible que es la huella».

Aún espera por las disculpas públicas de la Unión Europea

Con respecto a las polémicas declaraciones de Josep Borrell, Alto Comisionado de la Unión Europea, el presidente del CNE señaló que «a esta hora la Unión Europea no ha dado ninguna explicación ni respondido la comunicación. He pedido que se le exija no solo explicaciones sino que públicamente la Unión Europea y este alto funcionario exprese sus disculpas a Venezuela».

Debido a esta situación, Calzadilla manifestó que se ve en la obligación de revisar la participación de la misión de observación internacional de la UE que ya había sido validada por el ente, a través de un acuerdo firmado por ambas partes.

En el documento se establece el compromiso de imparcialidad, objetividad, independencia y no injerencia en el proceso electoral, previsto para el 21 de noviembre, por parte de cualquier misión de observación.

La Unión Europea decidió enviar una delegación de observación electoral a Venezuela después de 15 años. En los eventos previos consideraba que no había condiciones transparentes amén de que no eran invitados por las autoridades electorales.