Rodríguez: Iván Duque permitió que “paramilitares” entrenaran en territorio colombiano

16
Foto: agencias.

El vicepresidente sectorial de Comunicación, Turismo y Cultura, Jorge Rodríguez, aseguró que el presidente de Colombia, Iván Duque, permitió que “paramilitares” entrenaran en este país para “realizar acciones de violencia” en Macuto, estado La Guaira.

Indicó que estos “paramilitares” que se encontraban en uno de los tres campamentos identificados en Riohacha (Colombia), se desplazarían hasta una finca ubicada en la alta Guajira colombiana, propiedad “de un narcotraficante alias ‘Doble Rueda’, emparentado con Clíver Alcalá”, dice Rodríguez, de allí se trasladarían en lanchas rápidas que posteriormente desembarcaron en La Guaira, específicamente en Macuto.

Rodríguez expresó que una vez en las costas venezolanas “abrirían fuego” a la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), también al Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), para luego dirigirse a Caracas y “arremeter contra el presidente Nicolás Maduro”.

En ese sentido acusó a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, de firmar un contrato donde supuestamente financia “la invasión a Venezuela”.

Además de la rúbrica del presidente del Parlamento nacional, según Jorge Rodríguez, estarían la de Jordan Goudreau, presidente de la empresa SilverCorp y militar estadounidense retirado, quien se adjudicó la incursión militar del 3 mayo en Macuto; Sergio Vergara, diputado a la AN; Juan José Rendón, exasesor de campaña de Iván Duque y Manuel Retureta, abogado penalista.

Por su parte, el equipo de Juan Guaidó, negó tener alguna relación con Goudreau este domingo 4 de mayo.

“No tenemos relación ni responsabilidad alguna del accionar de la empresa SilverCorp o su representante. Tal como ha sido reflejado por la prensa internacional, y reconocido por el propio Goudreau”, se lee en un comunicado publicado por el Centro de Comunicación Nacional.

Un tiroteo se registró en las costas de La Guaira la madrugada del domingo 3 de mayo. El ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, informó que se trataba de un intento de “invasión por vía marítima” para generar un golpe de Estado.

En el procedimiento ocho personas murieron y 13 fueron detenidas.