Al menos 6 fallecidos por ataque en Beirut

ataque-libano
Fuertes enfrentamientos se registraron este jueves en Beirut. El gobierno ha pedido calma. Foto: Anwat Amro | AFP.

Un ataque en Beirut, capital de Líbano, dejó unos seis muertos y al menos treinta heridos. El Gobierno de ese país confirmó la detención de nueve personas por este hecho.

Dicho ataque ocurrió durante una marcha integrada por seguidores del Hesbolá y del partido Amal, ambos chiítas, contra el juez que encabezaba las investigaciones sobre las explosiones ocurridas en agosto del año pasado en el puerto de la ciudad y que dejó 200 muertos.

Los edificios dan muestra de los intensos enfrentamientos ocurridos este jueves en el Líbano. Foto: Joseph Eid | AFP.

Un grupo de francotiradores abrió fuego contra la manifestación que había iniciado frente al Palacio de Justicia de Beirut contra el Juez Tarek Bitar. Todo esto ocurre durante una crisis política tras varios intentos de cesar las investigaciones. El Hezbolá acusó al juez de estar parcializado políticamente.

El ministro de interior, Bassam Maulaui, informó que varias personas recibieron disparos en la cabeza. Además, informó que se observó el lanzamiento de granadas propulsadas por cohetes en las zonas de Tayoune y Badaro.

El ejército acordonó el área y se desplegaron dentro de la ciudad para hacer patrullaje.

El funcionario informó que el ejército disparará «contra cualquier persona armada en la calle y contra cualquiera que dispare desde cualquier otro lugar y piden a los civiles que evacuen las calles».

Reacción al ataque

Desde los movimientos chiítas instaron al ejército a que «asuma su responsabilidad» y que aprese a los responsables. Además, indicaron que el objetivo es «arrastrar al país a la sedición».

Los funcionarios gubernamentales hacen seguimiento a la coyuntura y mantienen un encuentro para acordar medidas para calmar la situación tras el ataque en Beirut.

El presidente libanés, Michel Aoun, calificó el hecho como «inaceptable» a la vez que aseguró que «más nunca» se repetiría tal acción.

Mientras tanto, su premier, Nayib Mikati, hizo un llamado a mantenerse en calma y «no dejarse llevar a la sedición, sin importar el pretexto».

Mikati solicitó una reunión con el ejercito para abordar la situación.

Con información de CNN y Radiotelevisión Española.