Servicio Jesuita a Refugiados volteó su mirada a los migrantes venezolanos

El Padre Édgar Magallanes, director del Servicio Jesuita a Refugiados de Venezuela (JRS), expresó que desde esta organización ofrecen un trato horizontal y humano a los migrantes “que permite reconocer las capacidades de las personas”.

En una entrevista que ofreció a Radio Fe y Alegría Noticias, Magallanes dijo que para ellos es muy importante formar a las personas en cuanto a la exigencia de sus derechos.

Indicó que trabajan con extranjeros que se rigen al término “refugiados”, señalado por las Naciones Unidas, pero en los últimos años han atendido también a venezolanos.

Refirió que desde 2015, cuando se evidenció la gravedad de la crisis migratoria de Venezuela, comenzaron a atender a los venezolanos que querían migrar para que lo hicieran lo más informados posible y de una forma más segura, además de brindar los contactos de aquellas organizaciones que podrían ofrecer apoyo en el país destino.

¿Dónde se encuentra el JRS?

El director del Servicio Jesuita a Refugiados de Venezuela indicó que tienen presencia en los estados Zulia, Táchira y Apure.

Por otro lado, manifestó que hacer estimaciones sobre los venezolanos que han migrado “siempre es complejo”, por lo que recomendó revisar las cifras que ofrece Migración Colombia o Panamá al respecto.

“Lo más que tenemos es un subregistro por números que difunden migraciones de otros países, como Colombia o Panamá”, afirmó.

Informó que durante 2021 realizaron asistencias humanitarias en cuanto a kit de alimentación, ayudas médicas, atención jurídica y psicosocial integral.

De acuerdo con el portal Voz de América, se calcula que en Colombia hay 1,8 millones de migrantes, refugiados y desplazados venezolanos.

Es por ello que el presidente colombiano saliente, Iván Duque, otorgó tarjetas del Estatuto de Protección Temporal a un millón de venezolanos y registró a otros 800.000 interesados en obtenerlas, según cifras de su gobierno.

Sobre esta situación Oscar Arnal, especialista en relaciones internacionales y diputado electo por la oposición venezolana en 2015, consideró que la victoria de Gustavo Petro en las elecciones presidenciales en Colombia podría simbolizar una aproximación positiva a la complejidad fronteriza binacional.

“Comprende la relación Colombia-Venezuela como alguien que estuvo en la guerrilla, que es importante. Entiende muy bien la frontera y sabe lo que significan los grupos irregulares”, expresó.