Sí habrá Copa América en Brasil

Referencial

Con 6 votos favor el Tribunal Supremo de Brasil decidió aprobar la realización de la Copa América en el país sureño con lo que respondió negativamente a la solicitud de dos partidos políticos brasileños de suspender el evento futbolístico programado por la Conmebol a partir del 13 de junio.

La decisión se considera irreversible e inapelable. El Partido de los Trabajadores (PT), el Partido Socialista de Brasil (PSB) y un sindicato de la metalurgia fracasaron de esta manera en sus intentos de propiciar la suspensión del torneo, alegando que se corrían altos riesgos de más contagios de Coronavirus a causa de la crisis sanitaria que sufre el gigante del Sur.

Los magistrados le dejaron la pelota a los gobernadores, las autoridades regionales encargadas de preservar los protocolos de bioseguridad en las ciudades donde se efectuarán los partidos de la Copa.

Basaron su decisión sobre la opinión jurídica de una de las instructoras del caso, Carmen Lucia Antunes, quien asentó que ya existía una jurisprudencia dictada por el mismo Supremo respecto a restricciones para contener la pandemia, que según la Constitución nacional recaen en los gobernadores de cada uno de los 27 estados del país.

«A ellos cabe definir, hacer cumplir y controlar los protocolos para que no haya una ‘copavirus’, que sea fuente de infecciones y transmisión de nuevas cepas», indicó la jueza.

Apuntó además que las autoridades locales, «si fuera el caso», podrán ser responsabilizadas en el futuro «por sus decisiones administrativas» y las consecuencias que eventualmente generen.

La única exigencia es que se presente un protocolo de seguridad, que la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol) ha dicho que será similar al de otros torneos que se celebran en Brasil y toda la región, según el cual se mantiene a las delegaciones en unas rígidas «burbujas», con los partidos disputados sin público en las gradas.

En este sentido, el domingo 13 de junio, con el partido inaugural entre el anfitrión y Venezuela, las diez selecciones de la Conmebol jugarán a sangre y fuego distribuidas en dos grupos.

 El A, con Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay; y el B, en el que han sido emparejados Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.

Las subsedes serán Río de Janeiro, Brasilia, Cuiabá y Goiania,