Siete niños muertos y un conflicto agudizado llevaron a los Yukpas a Caracas

Cuatro Yukpas heridos. Un choque con funcionarios de la PNB y GNB en el Puente Llaguno. Y, 24 horas de viaje que terminaron la noche del 18 de noviembre siendo noticia nacional.

Si bien es cierto que los últimos incidentes relacionados con las precipitaciones y desbordamientos hizo explotar la paciencia de los Yukpas, la falta de medicinas y médicos fue dándoles forma a lo que terminó siendo un viaje desde el estado Zulia hasta Caracas.

Los desbordamientos de los ríos Kunaza, Toromo y Yaza dejó siete niños muertos y damnificados que se cuentan por centenares desde octubre de 2019.

Esto es parte del pliego de peticiones que enarbolan los originarios que esperan ser recibidos por el propio presidente Nicolás Maduro.

Omar Prieto, gobernador del estado Zulia, no solo ha ignorado sus peticiones. También ha desconocido problemas históricos como la lucha de los Yukpas por sus tierras que se extienden en la Sierra de Perijá.

Asesinatos, pugnas, amenazas, uso de la fuerza pública por parte de las autoridades locales y nacionales, disputa con los ganaderos y otros factores, han dado forma al grave conflicto que obligó a los Yukpas a viajar hasta Caracas.

Varios asesinatos han ocurrido en la Sierra de Perijá. Uno de los más emblemáticos ha sido el del Cacique Sabino Romero, asesinado en marzo de 2013, y que desencadenó una lucha a muerte que sigue dejando víctimas en el Occidente venezolano.

El objetivo es Maduro. En su condición de presidente, es el indicado para escuchar sus peticiones y gestionar una solución perdurable en el tiempo. Por eso, los Yukpas llegaron a Puente Llaguno, a pocas cuadras del asiento del Poder Ejecutivo Nacional, el Palacio de Miraflores.

Colectivos en la refriega

Usuarios de la red social Twitter reportaron la presencia de extremistas miembros de los denominados “Colectivos”, arremetieron contra los originarios junto a la fuerza pública.

Uno de los comunicadores que advirtió sobre la presencia de “Colectivos” fue Dereck Banco. Aseguró: ” (la avenida) Baralt está trancada por los colectivos, PNB y GNB lo que pone a la prensa en alto riesgo”.