Son casi 30 muertes las registradas en choques entre el ELN y disidencias

Puerto de Arauquita
Referencial/Archivo

El llamado personero del municipio Tame, en Colombia, Juan Carlos Villate, confirmó a medios locales que según las cuentas que le han suministrado los líderes comunitarios de la zona serían 27 los muertos tras los choques entre el ELN y disidencias de las FARC desde el sábado 1 de enero.

Villate también afirmó que según las informaciones que están manejando solo en esta jurisdicción se reportan por lo menos 50 personas desaparecidas.

Dijo que a «cada minuto las personas nos escriben. Nosotros, como red de personeros, nos reportan los desaparecidos, dicen que se los llevan amarrados de las viviendas. Las cifras de homicidios pueden duplicarse, porque los números de desaparecidos ya superan los 50».

El funcionario aseveró que estos enfrentamientos entre estas dos organizaciones subversivas, ELN y disidencias de las FARC, se debe a una declaración abierta de guerra.

Aseguró el personero, figura defensora de los derechos humanos en una localidad y que forma parte del Ministerio Público de Colombia, que «todo inicia por operativos del ELN en los centros poblados reteniendo personas, algunas asesinándolas y los cuerpos han ido apareciendo poco a poco».

Por lo pronto, la Defensoría del Pueblo de Colombia confirmó que en las «últimas horas se han presentado homicidios, amenazas, retenciones ilegales, desplazamientos masivos y riesgo de desplazamiento forzado en municipios de frontera, específicamente en Tame, Fortul, Saravena y Arauquita».

Por su parte, el alcalde de Arauquita Etevier Torres señaló que debido a esta espiral de violencia más de 2 mil personas se han desplazado forzosamente hacia otras zonas del municipio y otros vecinos.

Otros voceros informaron que los combates continuaron con toda intensidad este domingo 2 de enero por la noche no solo en esos territorios colombianos sino también en sectores fronterizos de Venezuela.

Fuentes militares de Colombia aseveran que el conflicto tuvo su detonante inicial con la muerte en la población venezolana de El Nula de alias Mazamorro, identificado como Álvaro Padilla Tarazona, quien fungía como segundo comandante del Frente Domingo Laín Sáenz del ELN y que operaba en ese eje fronterizo con actividades ilícitas.