Timochenko rechaza vuelta a las armas de las FARC

9
Timochenko rechazó llamado a las armas de tres compañeros

El ex lider guerrillero colombiano y actual dirigente del partido Farc Rodrigo Londoño, mejor conocido como Timochenko, rechazó el llamado a las armas hechos por tres de sus excompañeros.

Durante una entrevista con una estación de radio colombiana, Londoño expresó su desacuerdo con las declaraciones hechas por Iván Márquez, calificándolas de “una vergüenza”.

Londoño enfatizó que más del 90% de los exintegrantes de las Farc continuan comprometidos con el proceso de paz y que están convencidos de que, “pese a los obstáculos y dificultades, el camino de la paz es el acertado”.

Timochenko aprovechó para disculparse, enfatizando el esfuerzo hecho por quienes defienden la paz y reiterando su compromiso con el cese de los conflictos:

“Yo no me voy a bajar de este barco pase lo que pase”, recalcó el dirigente dirigiéndose a quienes cuestionan los procesos de pacificación. Igualmente, declaró que es necesaria la unión con el gobierno del presidente Duque “para no darle munición” a quienes se oponen al diálogo.

Juan Manuel Santos también se pronunció

Por otro lado, el expresidente de Colombia, Juan Manuel Santos, compartió un mensaje semejante a través de su cuenta en Twitter, diciendo que el 90% de las Farc continúa en el proceso de paz.

Además, consideró necesario “seguirle cumpliendo” a ese grupo de personas y “reprimir con contundencia” a los desertores. “La batalla por la paz no se detiene”, exclamó.

Igualmente, Humberto de la Calle y el embajador de Colombia, Sergio Jaramillo, quienes encabezaron el proceso de paz de 2016, condenaron “enérgicamente” el llamado de Iván Márquez y reconociendo que la mayoría de quienes integraron las Farc siguen cumpliendo con el pacto.

A través de un comunicado, ambos hicieron el llamado a los colombianos a “arropar y proteger el proceso de paz”, al tiempo que pidieron al Estado asumir con decisión y criterio el liderazgo del mismo.

Igualmente, pidieron a la comunidad internacional y al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas redoblar la vigilancia y el apoyo a las negociaciones entre guerrilla y gobierno.