Un Mundo Sin Mordaza: los venezolanos que se van son “migrantes económicos”

159

La organización Un Mundo Sin Mordaza presentó recientemente un informe titulado “Venezuela en cifras” en el que se reflejan situaciones que vulneran los derechos humanos en temas como economía, educación, salud, servicios públicos, migración y condiciones electorales, entre otros.

Diego Ponce de León, miembro del equipo jurídico de Un Mundo Sin Mordaza, indicó que con respecto a la migración y la influencia de la crisis humanitaria compleja hay que tener en cuenta que a los venezolanos se les considera “migrantes económicos” dentro de la Región de las Américas debido a la situación vulnerable de los derechos económicos, sociales y culturales en el país.

“Esto es algo que ha hecho que se haga tan complicado la discusión a nivel internacional sobre si pudiese o no ser entendidos estos migrantes como refugiados, ya que no provienen específicamente de un conflicto armado como lo puede ser el caso de Siria”, manifestó.

El abogado con experiencia en Recursos Humanos y Derecho Penal Internacional expresó a Radio Fe y Alegría Noticias que la migración venezolana es de 6.389.037 personas distribuidas en diferentes lugares de América Latina, El Caribe, EEUU, Canadá y otras partes del mundo.

La migración forzada es una consecuencia

Ponce considera que ” todo esto es en consecuencia, gracias a los conflictos que se han desarrollado a nivel del país respecto a la calidad de vida”.

Asimismo, mencionó que algunas de las razones por las cuales los venezolanos deciden migrar es por la posibilidad de acceso a derechos tan básicos como la salud o la educación en los países de acogida.

Explicó que como la crisis humanitaria es un ciclo, “cada una de las afectaciones de las áreas tanto económicas como de servicios públicos, salud y educación genera un ambiente que claramente no es propicio para la vida y por lo tanto impulsa al venezolano a retirarse de su país”, precisó.

El activista resaltó que aunque no se puede considerar como una movilidad propia de refugiados, no deja de ser preocupante esta crisis tan extensa de personas para la comunidad internacional.

Ponce expresó que el aumento de la migración es preocupante, sobre todo por las múltiples violaciones de los derechos humanos que se viven en el país.

Otros problemas que refleja el informe

El abogado de Un Mundo Sin Mordaza indicó que identificaron que en el 2021 el 85% de los centros hospitalarios en Venezuela no cuenta con servicio de agua o poseen fallas graves en el servicio.

Tampoco estos centros cuentan con insumos de limpieza y equipo de bioseguridad.

“Entonces claramente se violan los parámetros mínimos para poder atender a las personas con algún tipo de enfermedad en el país. Por supuesto, esto se evidencia en el resto del país, donde a las personas les llega agua solo una vez a la semana o nunca”, precisó.

Por otro lado, resaltó que la deficiencia de los servicios públicos está causando que aumenten las enfermedades como es el caso del 2020 en el que se registraron 5.110 casos de dengue, una enfermedad que aumentó en el 2021 a 28.705 casos.