Una Barinas desierta sigue en vilo por los resultados electorales

120
Barinas
Foto: Facebook

El estado Barinas sigue sin un conocer quién será su gobernador luego de los comicios del 21 de noviembre. También en esta entidad llanera falta por proclamar al alcalde en Arismendi.

Hasta este lunes 29 de noviembre, el CNE no ha podido sumar los votos de algunos centros electorales del municipio Arismendi.

Este fin de semana Consejo Nacional Electoral (CNE) designó una junta Ad Hoc para determinar quien ganó en Barinas.

De acuerdo con el órgano electoral, la junta Ad Hoc fue designado en cumplimiento de lo establecido en el artículo 377 del Reglamento de la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre).

La Comisión entrará en funciones este lunes, y se espera que mismo 29 de noviembre se conozca el nombre del ganador. Por lo pronto, Argenis Chávez (PSUV), candidato a la reelección, y Freddy Superlano (MUD), ex diputado a la AN, aguardan por conocer los resultados.

Este lunes 29 de noviembre también se pronunció Henrique Capriles, uno de los líderes más notorios de la oposición y exigió al CNE “respeto” a los resultados y que se dejen de “excusas absurdas”. A su juicio “para algunos en el poder no existe” esta virtud.

Municipio Arismendi aún sin alcalde

El municipio Arismendi del estado Barinas tampoco tiene confirmado el nombre del alcalde a falta de una proclamación luego de ochos días de las elecciones.

En este municipio, cuatro centros electorales de difícil acceso están en la lupa de una impugnación que introdujo Ángel Tomás García Laya, candidato de la oposición.

De acuerdo con García Laya, en los centros electorales ubicados en las escuelas Caño Viejo y San Vicente de la parroquia Arismendi y las escuelas San Pablo Vivero y Carpintero de la parroquia La Unión existen “inconsistencias”.

En los mencionados centros se habrían modificado fraudulentamente los resultados electorales a favor del candidato oficialista, según la denuncia del opositor.

Además, García Laya aseguró que las elecciones en los cuatro centros fueron manuales, y al final testigos de los candidatos no pudieron quedarse con una copia de los escrutinios.