Una Palabra Oportuna No. 1240

Tips para Discernir la Realidad. Jueves 22 de julio de 2021.

Por Centro Arquidiocesano Monseñor Arias Blanco y voz de Alexander Medina

Por el derecho a vivir en paz

La mayoría de los venezolanos vivimos una cotidianidad azarosa, en constante agonía, al filo de la vida y la muerte.

Al no existir Estado de derecho el desamparo es grande; por un lado, los servicios públicos están colapsados y, en consecuencia, los ciudadanos comunes deben invertir grandes energías físicas y psicológicas en procurarse las condiciones mínimas para sobrevivir.

Por el otro, la inseguridad y violencia colocan a la población, sobre todo en las zonas populares, entre la espada y la pared, no solo por la actuación de bandas armadas sino también por la acción de los organismos de seguridad del Estado.

La ausencia de Estado de derecho ha multiplicado la impunidad, haciéndola sistémica y poniendo la vida del ciudadano de a pie a merced del más fuerte. En este sentido, son emblemáticos los casos de control discrecional de los servicios públicos (agua, gas, combustible, alimentos…) que, en zonas populares, ejercen colectivos y comunas o, peor aún, grupos delictivos irregulares.

Sin Estado de Derecho el sentido de lo público desaparece y queda a discrecionalidad de quien tiene el poder, haciendo del servicio público un instrumento de dominación y control social.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.