Una Palabra Oportuna No. 2280

16

Oración de la noche. Jueves 19 de enero de 2023.

Por. Hna. Elena Azofra

Interioridad

Dispón tu mente y corazón con serenidad para unos minutos de encuentro con el Señor.  Respira profundo.

Lee del evangelio de Marcos: 

“Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea. Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón. Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío. Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo. Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando: «Tú eres el Hijo de Dios.» Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer”.

IMAGINA las escenas:

○ Jesús busca descansar a la orilla del lago, pero las necesidades de tanta gente son apremiantes.

○ La multitud desea, por lo menos, rozarle para sanarse.

○ Hasta los demonios le reconocen como “Hijo de Dios”.

CONTEMPLA lo que te imaginas y deja que Dios te hable en el silencio y al corazón.

Son muchas las necesidades actuales personales y de la Humanidad, tantas que nos agobian. Pero podemos “tocarle” con su Palabra, la Eucaristía, la oración, las buenas obras. Y, sobre todo, reconocerle y proclamarle.

Termina con un sincero ¡Te alabo, Señor Jesús!

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.