Una Palabra Oportuna No. 241

Actitudes. Martes 19 de mayo de 2020.

Por Janeth Guerra Rondón.

Ansiedad ¿Cómo reconocerla?

La ansiedad es un mecanismo adaptativo, necesario y universal del ser humano para dar respuesta a una situación que le genera amenaza. Ahora bien, cuando la ansiedad se produce de manera continuada la persona puede experimentar reacciones físicas como palpitaciones, taquicardia, mareos o sensación de inestabilidad, nauseas, sensación de malestar en el estómago, sudoración excesiva, insomnio y fatiga.

La ansiedad también puede generar reacciones Emocionales de agobio, miedo, sensación de falta de control, rabia, vulnerabilidad; Cambios de conducta – como hiperactividad o hipoactividad motora, impulsividad, deseo de escapar, hipervigilancia- y cambios sociales que pueden llevar a la persona a hablar en exceso o a quedarse en silencio. Cada persona puede presentar diferentes reacciones a las de otras, depende de sus experiencias de vida, personalidad y vulnerabilidad biológica y psicológica.

Si se está sintiendo así, o ya se sentía así pero en estos días se están intensificando, para restablecer su bienestar usted podría:

Identificar que está pensando en ese momento y cuestionar su veracidad. “Me puedo contagiar y podría morir” ¿es su pensamiento? Analícelo con datos objetivos y fiables pregúntese ¿presento tengo síntomas para pensar que tengo el virus?, ¿he seguido las medidas sanitarias?. Si no tiene datos objetivos en su respuesta, caerá en cuenta que este es un pensamiento irracional y ahora puede ver la situación de otra forma: “Estoy tomando todas las medidas para no contagiarme, ahora continuo con lo que estaba haciendo y pensare en otras cosas”.

Centre su atención en aquello que puede hacer en este momento y que puede controlar.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.