Una Palabra Oportuna No. 398

Espiritualidad Ecológica. Sábado 27 de junio de 2020.

Por Maribel Quirós

Dignidad en Emergencia Humanitaria Compleja

Necesitamos cultivar una espiritualidad ecológica, porque somos seres en relación con todo lo creado. Dios nos soñó en armonía con todo lo que existe, hermanados. Una voluntad de Dios sobre la que estamos llamados a volver más aún en este tiempo, asumiendo la responsabilidad que tenemos como ciudadanos.

La espiritualidad ecológica nos lleva a alimentar una pasión por el cuidado del mundo, fuente de la paz. Es vital el amor a la sociedad y el compromiso por el bien común, que se manifiesta en acciones para construir un mundo mejor, para evitar la degradación ambiental y promover la cultura del cuidado, con la conciencia de habitar una «casa común».

En Venezuela necesitamos profundizar  y avanzar con firmeza en “…la promoción de la responsabilidad social en todos los ámbitos de nuestra sociedad…”. Vivimos una realidad de emergencia humanitaria compleja. Necesitamos que nos ayuden porque los Derechos Humanos no se garantizan: salud, alimentación… Pero solo nos dignificamos si también damos nuestro aporte, comprometiéndonos con las comunidades a las que pertenecemos, para hacer mejor la escuela, las calles, la organización. Todos tenemos algo para dar.

Piensa en lo que puedes hacer por tu comunidad, por la escuela de tus hijos, por los enfermos que están cerca, por tus vecinos, organízate y súmate con otros. Juntos somos muchos y buenos haciendo el bien.  Solo así agradecemos lo que la vida y Dios nos da  para tener Vida Abundante.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.