Una Palabra Oportuna No. 700

Oración de la noche. Domingo 18 de octubre de 2020.

Por José Francisco Aranguren, SJ.

Querido Padre del cielo, esta noche de domingo es un buen momento para hacer cierre, para mirar atrás y agradecer lo vivido y ver desde tus ojos lo acontecido. Llego a este día cansado, fue una semana dura, se me hizo larga, Señor, te lo confieso.

Pero en este momento renuevo mi compromiso con la vida, con lo que alientas en mí y con el vivir cada día lo más humanamente posible. En este momento miro lo vivido, me veo actuando, pido tu gracia y pido por toda la gente con la que me he relacionado. Los traigo a la mente con tranquilidad, lo respiro.

Pido especialmente por todos esos hermanos que se sienten expulsados de su país y van caminando hacia la frontera. Suscita la mano amiga y que sus conciudadanos no se aprovechen de ellos sino que les apoyen.  Pongo en tus manos lo que tú y yo haremos que ocurra en esta semana que comienza.

Por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Con tu presencia Señor, saldremos fortalecidos.