Unesco pide al gobierno que permita inspeccionar Parque Nacional Canaima

Archivo

La organización no gubernamental SOS Orinoco informó que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) aprobó una resolución donde pide al gobierno nacional permitir el ingreso de una comisión de monitoreo para inspeccionar el Parque Nacional Canaima y verificar el estado de este patrimonio mundial.

«Aprobada SIN ENMIENDAS resolución de @UNESCO sobre #Canaima en menos de 1 segundo y sin discusión! Le piden al régimen @NicolasMaduro q reciba Comisión de Monitoreo Reactiva para constatar estado de valores del Sitio de Patrimonio Mundial pág. 205», publicó SOS Orinoco en su red social Twitter.

El Parque Nacional Canaima tiene una extensión de territorio que abarca alrededor de 30.000 kilómetros cuadrados en el estado Bolívar. Es conocido mundialmente conocido por estar el Auyantepuy, la meseta más alta de todo el país y desde la cual se da origen a la caída de agua más alta del mundo, El Salto Ángel.

Este territorio ha sido afectado por prácticas contaminantes en Bolívar, principalmente a causa de la minería ilegal, que se ha vuelto muy común en todo el estado.

Hace un año, el 7 de julio de 2020, la entonces Asamblea Nacional que presidía Juan Guaidó aprobó un proyecto de acuerdo en el cual se declaraba al Parque Nacional Canaima en estado de «gravísima emergencia ambiental».

Según el acuerdo, la política extractivista de oro impulsada por el gobierno de Nicolás Maduro ha originado un serio ecocidio, a través de la explotación del Arco Minero del Orinoco, en todo ese biosistema declarado como Patrimonio Natural de la Humanidad por la ONU en 1994.

La diputada María Gabriela Hernández, proponente del proyecto, agregó que la decisión legislativa también conllevaba a notificar a la Organización de Naciones Unidas y a la UNESCO de los riesgos de daño ambiental que amenazan los recursos naturales del Parque.

En ese momento la parlamentaria explicaba que el objetivo a alcanzar con el acuerdo es que la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) lleve adelante investigaciones y exigir, por las vías institucionales, el cese de la explotación minera en Canaima, sus adyacencias y cualquier otra Área Natural Protegida del país. 

Hernández señaló que el Acuerdo insta a promover junto a la UICN, la constitución de una comisión técnica, integrada por representantes de instituciones académicas nacionales y organizaciones internacionales, para que hagan una evaluación de los impactos provocados por la minería en Canaima y se establezcan mecanismos técnicos y financieros para su recuperación y preservación.