Unidos por la videollamada

170
Foto: referencial.

Este 14 de febrero Día del Amor y la Amistad habrá venezolanos que se comuniquen por videollamada con sus parejas o amigos que ya no están en el país, se dirán cuánto se quieren, que se extrañan; contarán anécdotas que ocurrieron en una tarde, en un cumpleaños que compartieron juntos en alguna platabanda del barrio La Montañita en Petare, estado Miranda, en Delta Amacuro, Apure, Barinas o Bolívar.

La Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela estima que hay 6.041.690 migrantes venezolanos en el mundo y una de las razones que explican este éxodo es la economía.

A partir de 2013 Venezuela entró en una recesión y disminución sostenida de la producción de petróleo, lo que trajo como consecuencia la reducción del Producto Interno Bruto junto con la hiperinflación, escasez general de productos, en especial de alimentos y medicinas, disminución de la capacidad de consumo, pobreza generalizada y un deterioro progresivo en la prestación de servicios públicos básicos.

Pero la incógnita que se abre es ¿la videollamada puede ayudar a sobrellevar la nostalgia por la migración de los seres queridos? la respuesta corta es sí, pero la psicóloga Yorelis Acosta asegura que hay varias realidades que evaluar y en un primer acercamiento se debe determinar quiénes hablan en la distancia.

“¿Los que hablan en la videollamada son hermanos, mamá, hijos, o esposos que tienen una relación de mucho tiempo?”, preguntó Acosta al tiempo que indicó que ese contexto es fundamental para conocer el efecto que puede tener la distancia.

La magia se llama “mamá”

Señaló que el proceso de migración que viven los venezolanos cambió la estructura de la familia.

“Para nosotros tener el teléfono en la mano o cualquier dispositivo es tan importante porque te da acceso a muchas cosas, pero también a los tuyos que están afuera del país. Ha hecho menos duro la distancia porque con una conexión puedes pedirle la bendición a tu mamá todos los días, puedes estar enterado de las cosas que dejaste, puedes sentirte acompañado”, explicó la especialista.

Enfatizó que en el mundo las comunicaciones a distancia son una realidad desde hace un tiempo y que tienen como uno de sus objetivos dar soporte emocional.

“Hay personas que se van de un país y descubren que la magia se llama mamá. Entonces le preguntan: ‘mamá ¿cómo se hace una sopa’”, y la madre dirige el proceso desde lejos.

Involucrar a los adultos mayores en la tecnología

Sobre los efectos que puede producir la comunicación a distancia en los adultos mayores refirió que también se debe especificar de cuál se quiere evaluar, porque está el adulto mayor que tiene un deterioro cognitivo, pero también está el que es activo en distintas plataformas y sabe utilizar el teléfono.

“A ese segundo adulto mayor le es más fácil. Hay que enseñarles a usar el teléfono porque puede evitarles la nostalgia profunda”, Afirmó Acosta.

Foto: referencial.

En ese sentido invitó a pensar en la migración de portugueses y españoles hacia Venezuela durante el siglo XX.

“Ellos se despedían de los suyos sin posibilidad de seguir en contacto solo a través de una carta, eso es mucho más duro y ellos fueron capaces de superar aquellos momentos”, reflexionó la especialista.

Resaltó que para el adulto mayor que se siente muy nostálgico es importante verle la cara a sus familiares mediante las distintas plataformas que permiten las comunicaciones a distancia. “Observar a los nietos o nietas que nacieron, cómo van creciendo, compartir fotos al instante Todo eso ayuda a aliviar la distancia”.

Radio Fe y Alegría Noticias también consultó a la psicóloga Tachi Osorio sobre las consecuencias de las reuniones virtuales en los adultos mayores y recordó que una vez estuvo en un proyecto en el que participaban adultos mayores que tenían a sus nietos fuera de Venezuela.

“Había frustración por parte de los abuelos, tristeza. Eso les generaba pensamientos como ‘no veo a mi hijo, a mi nieto crecer. Me pierdo de sus mejores momentos’”, reveló Osorio.

Dijo que es muy distinto poder disfrutar de los nietos y nietas a través de una pantalla.

“Se genera otro tipo de sistema de representación que afinar como el oído y la vista, en cambio cuando están con ellos la persona pone a funcionar todos sus sentidos, abrazar, sonreír, llorar. Hay ventajas y desventajas que han tenido que vivir los adultos mayores debido a la migración y la tecnología dentro del canal comunicacional”, expuso Osorio.

Más fácil cuando la relación es sólida

Acosta aseveró que en una relación de pareja es más fácil sobrellevar el no estar juntos en un mismo país cuando el vínculo es sólido, construido con el paso de los años.

“Es un poco más fácil honrar los acuerdos para soportar la distancia en una relación de pareja sólida que una que está empezando”, dijo la psicóloga.

Para los que no tienen una relación sólida refirió que la comunicación a distancia crea una ilusión y en muchos casos no prospera en el tiempo.

“Hay personas que te dicen ‘bueno, yo tengo un novio que está en Italia’, pero no tienen un vínculo fuerte. Es un amor de Internet y quizás tenga una duración en el tiempo, pero muy probablemente eso no se va a mantener por muchos años”, agregó.

También está el caso de personas que establecen una relación a distancia con alguien y conversan todos los días, lo que puede llevar a la adicción de estar conectado a Internet.

“Eso puede producir la ansiedad de ‘no sé de él o de ella, no me ha llamado’ y cuando comienzan en una relación real se viene abajo. Son dos dimensiones distintas del amor: conocer a una persona a través de las redes y serlo en el cara a cara”, expresó Acosta.

Competencias emocionales para niños, niñas y adolescentes

En el caso de los niños, niñas y adolescentes el efecto de la videollamada también variará, dependerá de la estabilidad emocional y la madurez que puedan tener en ese momento.

“No es lo mismo el adolescente rebelde al adolescente más aplomado. Le tenemos miedo a la adolescencia, pero no todos se transforman en una fiera, no todos transitan por esa etapa de esa manera, entonces dependerá de cada caso, pero sin duda el apoyo en una etapa como esa de cambios, donde necesitas orientación es importante. Habría que hacer entender que el que está afuera tiene una función económica y social”, señaló la doctora Acosta.

Foto: AP.

Explicó que las personas que se van del país lo hacen para poder ahorrar y así soportar la crisis que atraviesa Venezuela. También hizo referencia al caso de quien está enfermo y necesita que el familiar que se encuentre en el extranjero le envíe las medicinas que requiere.

“Quien tenga esas competencias emocionales, de entender la situación, de estar abierto a los cambios, podrá encontrar la fortaleza para superar los momentos difíciles”, sentenció Acosta.

Un abrazo en persona siempre será mejor

Por su parte, Tachi Osorio coincidió con su colega Yorelis Acosta en que el efecto será positivo si la videollamada se realiza con un familiar o amigo que está en otro país. “Servirá para seguir fortaleciendo este vínculo, aun cuando no se puede hacer de manera presencial”.

Osorio se define como una de las especialistas que entiende a la tecnología como una herramienta que puede acercar a las personas, pero a su juicio, también las puede separar.

Puso como ejemplo el vecino o ser querido que está en la misma ciudad y prefiere hacer una videollamada por WhatsApp que ir hasta donde se encuentre la otra persona “y resulta ser que dirigirse hasta su casa o acordar un sitio de encuentro les va a proporcionar muchos más beneficios”.

“Va a depender del caso particular que esté sucediendo, si en ese caso una de las personas está en otro país por supuesto que va a haber un beneficio emocional si se comunican por videollamada”, aclaró Osorio.

No hay un veredicto definitivo. El sentir más o menos nostalgia en fechas específicas del año dependerá de si la persona se enfoca en lo negativo o en lo positivo, y aquí tiene mucho que ver su estado emocional de base.

Si es posible entender la circunstancia y se desarrollan competencias emocionales necesarias se podrá mantener una relación o una amistad a distancia. En el caso de un adulto mayor es imperioso que se abra a la posibilidad de seguir en contacto con la familia a través de las reuniones virtuales.

Los padres o las madres que se quedan en el país tendrán que esforzarse más para suplir las ausencias y proveer el afecto que necesitan sus hijos e hijas.

Lo que sí es definitivo es que nada podrá sustituir el compartir con los seres queridos de manera presencial y que el lector, al culminar este texto, pueda darle un abrazo al familiar, amigo, o pareja que se le cruce por casa; si están muy lejos, la videollamada es una buena opción para contarse la vida. Lo mejor es que no tiene que ser en una fecha previamente establecida.