Familias del Valle del Mocotíes en Mérida quedaron damnificadas

130
Valle de Mocotíes Damnificados
Así quedó la casa del señor Eduviges Linares. | Foto: Radio Fe y Alegría Noticias

El 23 de agosto en horas de la noche la vaguada en el Valle del Mocotíes sorprendió a todos los lugareños de esta zona, dejando al menos 20 fallecidos y varios desaparecidos, viviendas con pérdidas total y familias damnificadas. Otras casas quedaron inundadas y algunas las arrastró el río Mocotíes. Además, hubo obstrucción de vías, caída del servicio de energía eléctrica, afectación del agua potable por tuberías, entre otros daños.

Eduviges Linares, uno de los afectados por las lluvias en Tovar, narró con un nudo en la garganta a Radio Fe y Alegría Noticias que lleva más de 40 años habitando en el Valle del Mocotíes. Él catalogó esta tragedia como “terrible” y aseguró que quedó prácticamente en la calle.

“A mi casa la destruyó el río. No tengo ni palabras para expresarme por lo que ha sucedido. No hay comparación con la vaguada del año 2005 porque esto fue terrible, esto ha sido sumamente peligroso. Hubo muertos, heridos y personas desaparecidas. Nosotros quedamos en la calle prácticamente”, aseguró Linares.  

Linares describió que cerca de su vivienda “había un callejón muy bonito” que la gente visitaba. Pero eso hoy se encuentra sumido bajo escombros, casas desoladas llenas de barro, piedras y techos caídos.

Desde la lejanía, Eduviges sólo observa cómo quedó su vivienda. Su familia, en el Valle del Mocotíes, es una de las tantas damnificadas tras la vaguada de hace una semana.

“Las lluvias arrancaron a eso de las 6:00 de la tarde y el epicentro duro fue a eso de las 8:30 de la noche. Hubo gente que sobrevivió porque era temprano. Si esto hubiese sido más tarde, en la madrugada, hubiese más muertos”, aclaró Linares.

No sólo Linares sufrió los embates de la vaguada; su hija, quien también reside en el sector, resultó afectada por las lluvias.

“A la hija mía también la vaguada le tumbó la casa. Ella quedó sin enseres, sin nada, nosotros somos un grupo familiar de ocho personas, tres viven en la parte de abajo y el resto aquí en la parte de arriba”, mencionó Linares.  

Linares hizo el llamado a los entes regionales para que se aboquen a las necesidades vitales de estas familias que hoy sufren los embates de las lluvias. Precisó que muchas personas, entre ellos los habitantes de Bailadores, han colaborado y brindado ayuda.