Venezolanos en el extranjero son golpeados por la cuarentena

Foto: Cortesía

Eliezer Duno, oriundo del estado Falcón, emigró el 29 de junio del año 2016 a Quito, Ecuador, en busca de un mejor futuro. Antes de la cuarentena social, trabajaba en un spa que ante las medidas de confinamiento impuestas por el gobierno de ese país, tuvo que cerrar.

Tras el cumplimiento de la cuarentena social a nivel mundial, muchos venezolanos en el extranjero se encuentran de brazos cruzados, angustiados y golpeados económicamente al no poder salir a trabajar.

Esta situación obligó a Eliezer a gastar sus ahorros, los cuales venía reuniendo desde hace tiempo para poder pagar alquiler y cubrir sus necesidades básicas.

“Desde el momento en que suspendieron todas las actividades, he dejado de devengar dinero, todo lo que tenía ahorrado. Ya para este momento prácticamente no tengo nada”, aseguró Duno a Radio Fe y Alegría Noticias.

Explicó que el gobierno ecuatoriano no ha tomado las medidas necesarias para favorecer al extranjero pues “tenemos que seguir pagando servicios y alquiler porque eso no está suspendido. Es difícil porque cómo hacen las personas para pagar esos gastos sino salen a la calle a trabajar”.

En Ecuador continúan las medidas de seguridad como el toque de queda, de 2:00 de la tarde a 5:00 de la mañana del día siguiente.

Unos comen menos

Raquel de Quero vive en la ciudad de Boa Vista, en Brasil, con sus 2 hijos y su esposo. Ella anteriormente trabajaba en casa de familia mientras él era jardinero, pero sus ingresos se encuentran paralizados desde hace más de 15 días.

Desde entonces, han tenido que disminuir las porciones de comida y evitar el consumo en los servicios públicos debido a que son costosos en el extranjero.

“La cuarentena nos afecta económicamente. Nosotros como familia ya no estamos trabajando y si no sales a trabajar, no te pagan, entonces no tenemos entradas económicas y ya comenzamos a comernos nuestros ahorros”, apuntó.

Otros siguen trabajando

Ivana Serpa, oriunda de la población de Tovar, en el estado Mérida, labora desde el 06 de agosto de 2018 en una empresa llamada “Estudios Sistémicos”, en Santiago de Chile. Dicha empresa se encarga de llevar a cabo todos los trabajos concernientes a las subestaciones.

Desde el 16 de marzo de este año se encuentra trabajando desde su residencia, dando cumplimiento al decreto de estado de excepción en Chile, emanado por el presidente Sebastián Piñera.  

“Estoy trabajando desde casa. Hasta los momentos me ha ido bien, nos ha funcionado esta opción y se estima que estemos laborando de esta forma hasta el 30 de julio. Luego evaluarán si lo extienden por más días”, señaló Serpa a Radio Fe y Alegría Noticias .

Por su parte, Alejandro Sandoval, nativo también del estado Mérida, sigue trabajando para una empresa llamada “Artiquesos” ubicada en Santiago de Chile.

Él se dispone a trabajar a diario portando las medidas de seguridad y prevención usando tapabocas y guantes, al igual que todo el personal que labora en dicha empresa de alimentos.

“Como distribuimos comida, seguimos operando normal, pero se nota en las calles que hay muy poca gente y casi todo los negocios cerrados. En mi trabajo operamos con todas las normas que se han aplicado”, agregó Sandoval.  

Muchos venezolanos hoy en día han tenido que salir de Colombia, Ecuador y Perú para regresar a Venezuela debido a que se quedaron sin ingresos y sin ahorros.

La mayoría de ellos lo hacen caminando, exponiéndose a peligros en carretera. Otros connacionales esperan que se normalice la situación para retornar lo pronto posible al país.