Venezuela sigue en riesgo ante el coronavirus

Foto: Noticias ONU

Patricia Valenzuela, de la Sociedad Venezolana de Infectología, no es optimista cuando se le consultó desde Radio Fe y Alegría Noticias si nuestro país estaría preparado para abordar, manejar y controlar el avance del coronavirus.

En primer lugar, exhorta a prestarle atención a la advertencia que a principios de esta semana hizo la Organización Mundial de la Salud sobre el alerta de estar a las puertas de una pandemia por el avance vertiginoso de esta enfermedad mortal.

Dice que una pandemia es una infección contagiosa “que puede afectar a todo el planeta en todos sus continentes”.

En el caso del también conocido Covid-19 no sólo se está limitando a quedarse en China “sino que tiene la capacidad y el potencial de afectar a muchas personas en los diferentes países del mundo”.

La médico hace la comparación desde este llamamiento de la Organización Mundial de la Salud con la pandemia que se vivió con la Influenza AH1N1 “que era un virus que podía transmitirse de persona a persona de forma efectiva”.

Sobre el nuevo virus que ya ha cobrado la vida de casi 3 mil personas, advirtió que “la población en general no tiene anticuerpos porque es un virus nuevo”.

Además de preocuparnos por la llegada inminente de la enfermedad a Venezuela, la infectóloga llama a prepararnos “porque, a pesar de la reducción de los últimos años, todavía recibimos tenemos un importante tráfico aéreo con vuelos internacionales que vienen de Europa”.

También instó a elevar los alertas en los puestos fronterizos “porque desde allí existe mucho riesgo de que la enfermedad pase a Venezuela”.

Hace dos semanas, la probabilidad de que el nuevo coronavirus llegara a Venezuela era de 0,01%

Sin embargo, la presencia del virus en naciones con las que nuestro país tiene mucha más interacción, como Italia y Brasil, cambia el panorama. Especialmente porque el virus tiene un período de incubación y puede no mostrar los síntomas de inmediato.

Al respecto, Valenzuela sugiere educar no solamente a los ciudadanos sino también a los médicos y a todo el personal que labora en el área de la salud pública con medidas y acciones de prevención y abordaje del coronavirus.

Para los entes del gobierno en esta materia recomienda “fortalecer nuestro sistema de salud” porque el venezolano es muy vulnerable “y pudiera darse un incremento de los casos muy rápido y la diseminación del virus también es muy veloz”.

¿Cómo se ve la situación en América Latina?

Aparte de Estados Unidos y Canadá, cuyos gobiernos han convocado a sus poblaciones a prepararse para recibir a este “indeseado”, en el continente americano Brasil ha sido el único país que ha confirmado la presencia de un caso de coronavirus.

Colombia ha puesto sus barbas en remojo con el seguimiento de 8 casos sospechosos.

Hace semanas atrás, la OMS declaró la emergencia sanitaria internacional ante la propagación del Covid-19. Para ese momento, ya se usaban tres grandes criterios para hacer esa declaración.

El primero tiene que ver con el riesgo hacia otros países a través de su propagación. El segundo está referido a la expansión del virus en el propio país de origen como China.

Y el tercer criterio está relacionado al requerimiento de una respuesta internacional coordinada.

Sobre este último criterio es donde Valenzuela afinca su exhortación porque “el objetivo principal de esta declaración de emergencia es que aquellos países que tengan un sistema de salud mermado y que tengan que ser ayudados o complementados por agencias internacionales, como es nuestro caso, puedan recibir esa ayuda”.

Cuando se dan este tipo de declaratorias o alertas mundiales, los países miembros de la OMS como Venezuela “debemos prepararnos con las maneras, los equipos y acondicionar las instituciones de salud, públicas y privadas, para hacer diagnósticos completos y atender los casos que se presenten”.

Esto incluye disponer de medidas de aislamiento, hospitalización y seguimiento a las personas a quienes se les haya dado de alta para que continúen su recuperación en sus hogares.

Protocolos para la prevención, detección y contención

En el primer nivel de prevención la integrante de la Sociedad Venezolana de Infectología apunta que una de las primeras medidas para enfermedades infecciosas respiratorias, como ésta, es el lavado de manos constantemente con agua y jabón o con gel antibacterial.

Agrega la llamada “etiqueta respiratoria” que “es cubrir nariz y boca con el pliegue interno del codo”. Y también utilizar un pañuelo al momento de estornudar o toser.

Otra acción preventiva importante que recomienda es evitar comer alimentos que estén crudos o que no estén bien cocinados.

Por otro lado, minimizar “los saludos cercanos como estrechar las manos, saludar con un beso en el cachete “.

Otra de las maneras de evitar las posibilidades de contagio es que las personas que presenten tos, debilidad, y que hayan viajado a esos países o que hayan tenido contacto con familiares o personal de salud, deben acudir al médico y reportar esos síntomas en el momento de la consulta.

Esta acción permitirá “aislar a ese paciente del resto que se encuentre en el área de emergencia de un centro de salud”. E inmediatamente debe usarse el tapabocas tanto para la persona como para el médico que la está atendiendo.

Al regresar a su casa debe quedarse allí. Evitar llevar los niños al colegio o acudir a sitios donde hayan muchas personas. Y mantenerse en permanente contacto con el médico tratante para su evaluación y seguimiento.

Patricia Valenzuela alerta que los síntomas pueden agravarse “cuando se presentan dificultades respiratorias importantes, labios o manos azuladas…y cuando se vean estos síntomas hay que llevarlo al médico porque seguramente será un paciente que habrá que hospitalizarlo”.

A su vez el equipo de salud deberá usar el equipo de protección o de barrera para evitar el contagio.

No es para reírse

Sin ánimos de atemorizar a la población, Valenzuela si alerta a la sociedad venezolana y al gobierno “a no restarle importancia a la llegada del coronavirus a nuestro país”.

Y aunque no se pueden crear alarmas innecesarias “esto no se puede banalizar… no podemos echarnos a reír con esto”.

Desde finales de enero de este la Sociedad Venezolana de Infectología ha venido implementando un ciclo de charlas informativas sobre la epidemia a su personal, a médicos y a las comunidades.

“Estas charlas nos han servido para explicar y reafirmar las medidas preventivas que ya hemos comentado”.

Y es que el conocimiento es poder. “Si usted conoce lo que puede hacer o no eso le permite tener el poder de decidir o tomar acciones con mayor fundamento para beneficio de su núcleo familiar y de su comunidad”.

Una práctica pedagógica que va a la par de la labor informativa “para que vayamos conociendo cómo va evolucionando la enfermedad porque es un virus nuevo que puede producir desde un resfriado común hasta una neumonía mortal”, acota la médico.