Alcalde en Mérida aclara situación sobre vertedero Mazpa

30
situación basura vertedero de Mazpa
Foto: cortesía del Diario Frontera

El vertedero Mazpa, en el estado Mérida, se encuentra en situación crítica debido a que no ha sido bien administrado mientras que Enrique Guillén, alcalde del municipio Obispo Ramos de Lora, aseguró que ni su jurisdicción ni Andrés Bello tienen permiso para depositar sus desechos allí.

Guillén aseguró que el vertedero no se encuentra cerrado en su totalidad, sino que a los municipios Obispo Ramos de Lora y Andrés Bello nos les permiten depositar los desechos en este lugar porque no han cancelado la cuota correspondiente de la deuda que tienen con ConstruMérida.

“Nosotros, los alcaldes, hicimos un gran esfuerzo cuando llegamos a nuestras municipalidades de poner en funcionamiento ese vertedero y colocar máquinas y horas hombres. En enero se acordó una cuota que cada alcaldía tenía que aportar para mantener el vertedero de Mazpa, entendiendo también que los vertederos tienen recursos asignados por el situado constitucional de Mérida”, señaló a Radio Fe y Alegría Noticias.

El alcalde de Obispo Ramos enfatizó que no están negados a pagar los aportes, pero que tampoco están de acuerdo con el monto previsto ya que, aseguró, no tienen la capacidad presupuestaria ni la partida para poder sacarlos.

“Luego de marzo, nuestro situado constitucional fue recortado al 50%. Entonces yo me pregunto cómo hacemos nosotros para poder pagar a la gobernación esos aportes para mantener el vertedero cuando nuestros recursos son insuficientes. Lo que le estamos pidiendo es que nos sentemos y podamos generar propuestas, que no actúen de manera visceral e irresponsable cerrándonos el vertedero a los municipios Andrés Bello y Obispo Ramos de Lora para comenzar a generar un colapso con la recolección de los desechos sólidos”, destacó Guillén. 

La basura se acumula y no es en el vertedero de Mazpa

Así mismo, señaló que con esta situación se ven afectados 60 mil habitantes por la acumulación de basura. 

Es por ello que el alcalde Guillén pidió a la gobernación del estado Mérida “hablarle claro al pueblo para generar sensación de que se las autoridades se puedan reunir a solucionar los problemas”.

Enfatizó que la raíz de este problema parece “un pase de factura político” asegurando que “se juega al desgaste, a la desinformación, porque nosotros no le decimos amén a todo lo que se plantea. Aquí es una cuestión de llegar a acuerdos, de generar conciencia. Es un tema de salud pública ambiental y nosotros estamos tratando de buscar todos los canales necesarios para poder sentarnos y llegar a un acuerdo”.

Guillén aseguró que su par del municipio La Azulita decidió depositar la basura de su jurisdicción en un espacio mientras le permiten volver al vertedero. “Nos hacen llegar a la desesperación, al límite”, dijo.

“Yo invito a los representantes de ConstruMérida y al gobernador del estado a que lleguemos a un acuerdo, a que trabajemos de manera conjunta y mancomunada. A que le hablemos claro al pueblo y dejemos ese tire y encoje cuando nosotros sabemos, y nuestro pueblo sabe, del lado de quién está la verdad”, finalizó.