Andrea Santacruz: La Misión de la ONU abre las puertas de la justicia

88
Andrea Santacruz. Foto: Cortesía Tal Cual.

La directora ejecutiva del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Metropolitana, Andrea Santacruz, considera que el informe de la Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos sobre Venezuela es de suma importancia.

A su juicio, con el informe, además de reconocer violaciones de derechos humanos, abre la posibilidad de justicia en una corte penal.

Para Santacruz, es fundamental la observación de las Naciones Unidas (ONU) porque “es una voz clara y contundente” a nivel internacional capaz de revelar que pasó y qué pasa en Venezuela.

En este tercer informe de la Misión de la ONU se destaca que en el país continúan las violaciones de derechos humanos, así como también crímenes de lesa humanidad.

“Se enfocaron en dos puntos de mucha relevancia que es la cadena de mando del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional) y la Dgcim (Dirección General de Contrainteligencia Militar)”, dijo.

En ese sentido, añadió que lo que expresa el documento “es muy importante para identificar lo que ocurre en el país y en lugares tan recónditos como en el estado Bolívar”, afirmó Santacruz este jueves 22 de septiembre en entrevista concedida este jueves 22 de septiembre a De Primera Mano, programa de Radio Fe y Alegría Noticias.

¿Qué papel juega la Misión?

Santacruz explicó que la Misión de la ONU es un espacio de investigación para determinar a los responsables de las violaciones de derechos humanos. Su papel está limitado solo a investigar. Con los elementos que se generen de dicha investigación se procesa a los responsables por el sistema de judicial, sea nacional o internacional.

Es la Misión de la ONU quien está encargada de dar los primeros pasos para que haya “verdad, justicia, reparación y garantías” para las víctimas. Pero más allá, su presencia durante el proceso de investigación sirve para “tratar de contener que ocurran más crímenes”.

Adicionalmente, comentó que “la capacidad que tiene la comunidad internacional de servir de observador es fundamental para que los perpetran violaciones de derechos humanos y sientan que los observan”.

“No es lo mismo actuar desde la sombra, y saber que se goza de absoluta impunidad, a hacerlo bajo un ojo visor de un grupo importante para el mundo”, añadió.

Por esta razón más de 120 organizaciones de la sociedad civil y defensores de derechos humanos emitieron una petición para la renovación del mandato de la Misión de la ONU y seguir documentando más casos de violaciones a los derechos humanos.