¿Tragedia en Puerto La Cruz se pudo evitar?

210
Puerto La Cruz
Foto: Javier Guaipo | Radio Fe y Alegría Noticias

El director de Protección Civil Anzoátegui, Williams Guacarán, informó a Radio Fe y Alegría Noticias que se mantienen en alerta tras el deslave que se registró el pasado jueves 3 de noviembre en el sector Valle Verde de Puerto La Cruz, justamente en la zona norte del estado Anzoátegui, debido a las lluvias.

De acuerdo con cifras del gobernador, un total de siete personas fallecieron tras el deslave. Entre las víctimas fatales se encuentra un niño de 11 meses de edad.

Guacarán indicó que todo lo que ha sucedido en Anzoátegui no solo es consecuencia de las lluvias, sino también de los gobiernos que permitieron la construcción de viviendas no programadas en espacios no controlados, pues es su responsabilidad el no poner en riesgo la vida de las personas.

Cerros de Puerto La Cruz no están aptos para viviendas

“Ningún terreno está apto para la construcción salvo que tú lo adecues. Pero así crecieron los cerros de Caracas y de Puerto La Cruz. Todas esas zonas son vulnerables. No todas las casas están en alto riesgo, pero la gran mayoría sí lo está”, dijo.

Agregó que no solo la lluvia provocó el deslave, sino la mano del hombre que ha deforestado las montañas y debilitado la tierra.

“Lo que se desprendió de la montaña (en Puerto La Cruz) fue un conuco completo”, afirmó tras alertar que podría presentarse en el futuro una situación similar en la misma zona. Indicó que en esta zona del municipio Sotillo hay otros 10 conucos que corren el mismo riesgo.

Otras zonas en alerta

Por otro lado, aseguró que también están al pendiente de la población de la parroquia Onoto, del municipio Juan Manuel Cajigal, y las parroquias Guanapa y Clarines, del municipio Manuel Ezequiel Bruzual, que fueron severamente afectadas por las lluvias en Anzoátegui durante las últimas semanas.

Asimismo, recordó que ya los habitantes van a cumplir este jueves 10 de noviembre un mes desde el derrumbe del puente que comunica San Lorenzo y San Pablo, en el municipio Juan Manuel Cajigal, tras el desbordamiento del río Unare que afectó a más de 300 familias.

Por último, pidió a los ciudadanos estar en alerta porque los pronósticos indican que seguirá lloviendo por los próximos meses debido a los fenómenos naturales que está enfrentando el planeta.