Barinas y Lara: dos casos para analizar

Lo ocurrido en el estado Barinas sigue siendo objeto de análisis por parte de expertos. En esta oportunidad, el enfoque que presenta Eugenio Martínez, periodista y analista político da nuevos indicios de lo que sucedió.

Según Martínez, Freddy Superlano ganó las elecciones en Barinas con 130 votos de ventaja sobre el aspirante a la reelección Argenis Chávez, candidato del Partido Socialista Unido de Venezuela. Por tanto, indica que el CNE terminó el conteo.

Pese a que no lo afirma, Martínez hace notar que se declararía a Superlano como ganador, y es en ese preciso instante que el TSJ responde a una petición hecha por el diputado opositor Adolfo Superlano sobre la aplicación de una medida cautelar.

La decisión de la Sala Electoral TSJ dejó sin efecto las elecciones del 21 de noviembre en Barinas y ordenó al CNE repetirlas en enero de 2020.

El TSJ argumentó que la proclamación de Freddy Superlano como gobernador se suspendió por «una inhabilitación” que le impide ejercer cargos públicos.

Dos elementos claves

Según Eugenio Martínez, el presidente Nicolás Maduro indultó a Freddy Superlano el 31 de agosto de 2020. Esta condición permitiría a Superlano a ser candidato y a ejercer un cargo público si se resultara electo, como finalmente ocurrió, según los propios números oficiales.

Evidentemente, un indulto presidencial libera a la persona de todos los señalamientos en su contra, incluso, los procesos judiciales quedan sin efecto.

Nicolás Maduro en su condición de Jefe de Estado tiene la potestad de indultar a uno o varios ciudadanos para que estos puedan continuar con sus vidas y sus actividades sea cual fuera su naturaleza. En el caso de Freddy Superlano, representó “una vía libre para seguir ejerciendo la política y el activismo social”.

A la postre lo llevó a ser candidato del partido político Mesa de la Unidad Democrática (MUD) a la gobernación del estado Barinas con el final conocido.

El segundo elemento clave es el supuesto desconocimiento del CNE de la existencia de un acto de inhabilitación contra Freddy Superlano. Este desconocimiento permitió que Superlano fuera candidato.

No obstante, llama la atención el silencio del TSJ hasta el 29 de noviembre cuando notificó sobre la inhabilitación de Superlano. Otro factor a considerar en esta serie de eventos es que la inhabilitación habría sido impuesta por la Contraloría General de la República en 17 de agosto de 2021.

De acuerdo con la fecha, la maniobra de la Contraloría ocurrió casi un año después del indulto presidencial.

Por tanto, hasta la Contraloría General de la República tiene responsabilidad en lo ocurrido, y que haya provocado un error muy grave en el Consejo Nacional Electoral que dice no haber estado informado.

El caso del estado Lara

La actuación del TSJ sobre el estado Barinas que ordenó nuevas elecciones para el 9 de enero de 2022 con los efectos de la inhabilitación de Freddy Superlano, salpicó también al estado Lara.

Henri Falcón, informó que un hecho similar ocurrió en el estado Lara donde Luis Florido también fue candidato por la oposición, y la división de votos terminó en derrota para sus aspiraciones a la gobernación de la entidad.

Falcón argumenta que Luis Florido también está inhabilitado y el CNE permitió su inscripción, por tanto deberían repetirse las elecciones en el estado Lara, y que los votos de la tarjeta que sustentó la candidatura de Florido sean sumados a su candidatura.

“La elección no legitimó al régimen”

Otro enfoque interesante, pero más centrado en las consecuencias para el chavismo es lo que ha esgrimido de manera escueta, pero muy muy concreta, la periodista y analista política internacional María Gabriela Escobar.

De acuerdo a su percepción, el evento electoral «no legitimó al régimen», como pretendía. Por lo contrario lo afectó de forma negativa.

Rescató la importancia de acudir a votar, sin cuyo concierto el oficialismo habría logrado continuar gobernando en Barinas sin ningún tipo de «incomodidad».