Canciller Arreaza tilda a la Misión de la ONU como mecanismo inquisidor

Foto: MRE

El ministro de Relaciones Exteriores del gobierno venezolano, Jorge Arreaza, fue el primer vocero oficial que se pronunció sobre el informe de la Misión independiente de determinación de hechos de la ONU, presentado este miércoles 16 de septiembre.

En una batería de tres trinos, el diplomático señalaba que su gobierno reitera que su única cooperación en materia de derechos humanos ha sido, y seguirá siendo, con la oficina del Alto Comisionado para los DDHH de la ONU, que dirige Michelle Bachellet.

Arreaza destacaba que esta alta instancia de Naciones Unidas ya había reconocido los avances de su gobierno en la actualización oral de su informe este lunes 14 de septiembre.

El segundo punto que destaca es que desde el año 2019 “hemos afirmado que no reconocemos ningún mecanismo politizado e inquisidor, creado con fines ideológicos por países con pésimos récords en DDHH, para agredir a Venezuela y tratar de dañar la relación con la Oficina de la Alta Comisionada”. Esto en clara alusión al trabajo de la Misión independiente.

Sobre el polémico y contundente informe lo califica lleno de falsedades, elaborado a distancia, sin rigor metodológico alguno, “por una misión fantasma dirigida contra Venezuela y controlada por gobiernos subordinados a Washington, ilustra la práctica perversa de hacer política con los DDHH y no política de DDHH”.

Más temprano, en un solo un tweet la cancillería venezolana remitía al rechazo que en el 2019 diera a conocer sobre la “conformación de una pretendida Misión de Determinación de Hechos para Venezuela en el seno del Consejo de Derechos Humanos”.

Rezaba el comunicado de entonces que la instalación de este mecanismo de investigación de sistemáticas violaciones a los derechos humanos en el país es “resultado del vergonzoso uso político de los mecanismos de este Consejo por parte de un grupo reducido de gobiernos con graves expedientes de violación de Derechos Humanos, en su obsesivo afán de atacar las legítimas instituciones del Estado venezolano y de ocultar las graves crisis sociales que enfrentan y que han conmovido a la opinión pública mundial”. 

El documento también exponía que el gobierno se encuentra trabajando coordinadamente con la Oficina de la Alta Comisionada en el marco de la Carta de Entendimiento suscrita en el mes de septiembre de 2019, de conformidad con lo establecido en la Resolución A/HRC/42/4, adoptada por el Consejo de Derechos Humanos en su 42° período de sesiones.

El fin de este trabajo conjunto es abordar de manera constructiva los desafíos en materia de Derechos Humanos, fortaleciendo aún más el sistema de protección social del Estado Venezolano.

Sin embargo, por lo pronto aún no se conoce una posición pública por parte de la presidencia de la república ante el informe, cuyo contenido ha sido aplaudido por diversas ong de Derechos Humanos en Venezuela y en el mundo.