Cáritas Mérida agradeció a quienes ayudaron a afectados por lluvias

66
Cáritas Mérida continuará con la segunda fase de atención para brindar ayudas a las familias afectadas por la vaguada. Foto: Rossana Mosquera.

Representantes de la Arquidiócesis de Mérida y de Cáritas regional, presentaron un balance acerca de la ayuda humanitaria que vienen gestionando para el Valle del Mocotíes, a propósito de la vaguada ocurrida el pasado 23 de agosto que dejó casi 500 familias afectadas.

El presbítero Carlos Zambrano, director de Cáritas Mérida, dijo en rueda de prensa a Radio Fe y Alegría Noticias que han recibido un total de 982 kilogramos de medicinas, 5375 víveres en combos de 8 kilogramos cada uno, 13.875 mil kg de verduras, 95 mil litros en cisterna de agua potable y 27 mil litros en envases pequeños, 60 filtros de agua, 286 colchones, 2.224 kits de higiene, 48.292 kg de ropa.

Así como también 3.290 pares de zapatos, 1.692 kit de equipos de bioseguridad, 420 bultos de pañales desechables y 1.800 bolsas de basura, que fueron distribuidas a las familias afectadas por las lluvias.

“Nosotros nos movimos 14 días en transporte terrestre en unión de una red de colaboradores y voluntariado que aún continúa, nosotros queremos desde Cáritas, desde la iglesia, expresar ese agradecimiento a todas aquellas personas y organizaciones que están trabajando y que estará a favor de todos los hermanos de la zona del Mocotíes y Pueblos del Sur”, apuntó el sacerdote.

De igual manera puntualizó que han llevado a cabo 3 jornadas médico asistenciales, atendiendo un total de 639 personas entre niños, embarazadas y en proceso de lactancia, que se encuentran en las comunidades de El Corozo, Monseñor Moreno, Bucatera y Tacarica.

“Nos hemos movido con 15 médicos, 4 enfermeros, 4 psicólogos, vendrá una alianza con la fundación Paula donde estaremos en la zona de Santa Cruz en un cuarto operativo”, mencionó Zambrano.

El presbítero detalló que 12 centros de acopio fueron habilitados en el municipio Libertador, Campo Elías cuenta con 6 centros de acopio, mientras que los municipio Rangel, Cardenal Quintero, Miranda y Sucre tienen 2 centros de acopio cada uno, lo que corresponde a los municipios Arzobispo Chacón, Padre Noguera y Antonio Pinto Salinas habilitaron 1 centro de acopio respectivamente.   

Por su parte Monseñor Luis Enrique Rojas Ruiz, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Mérida precisó que se ha ido superando la tragedia en algunos aspectos y que seguirán avanzando en las ayudas humanitarias, además puntualizó que los sacerdotes que se encuentran ubicados en las zonas afectadas realizaron un censo a las personas damnificadas por las lluvias para ubicar los casos más vulnerables para ser atendidos, clasificarlos  e incluirlos a los programas de ayuda.

“Yo he realizado 4 visitas al sitio donde ocurrió el hecho, ayer (miércoles 8) acompañé a un gran número de sacerdotes de Mérida y de distintos pueblos que participaron en la solemne eucaristía en honor a Nuestra Señora de Regla, día de la Virgen del Valle, donde pudimos compartir con toda la gente, los damnificados estaban participando, me encontré con abuelas que me entregaron un censo de la gente más sufrida en unas comunidades”, mencionó Monseñor.

Iniciarán segunda fase de atención para las familias afectadas por la vaguada

Cáritas de Mérida realizara la segunda fase de ayuda humanitaria el próximo sábado 11 de septiembre bajo un censo, acompañamiento espiritual, psicológico y jornadas médica.

Igualmente practicarán el monitoreo y encuesta de percepción, reforzarán los programas de nutrición, acceso al agua potable, entregarán kit escolar a los niños, niñas y adolescentes e implementarán asistencia alimentaria y recreación para los más pequeños.  

“Los objetivos que nosotros queremos alcanzar es contribuir al bienestar de las personas afectadas por grupos de edad y género, contribuir a los servicios esenciales, fortalecer los mecanismos institucionales, porque solo no podemos, son muchas las personas que requieren de ayuda psicológica, mucha gente quedó sin nada a nivel material”, acotó el director de Cáritas Mérida.  

La organización maneja aproximadamente 2.800 personas directas que requieren de atención. Precisaron que las necesidades primordiales siguen siendo el agua potable, enlatados, pañales para niños y adultos, útiles escolares, kits de higiene personal, destacando que se deben minimizar las ayudas de ropa.