Denuncian desmanes del Ejército en La Victoria de Apure

170
Desplazados de Los Arenales
Las familias fueron recibidas en la escuela de La Capilla/Cortesía

Voceros comunitarios del sector Los Arenales, en la población de La Victoria, municipio Páez del estado Apure, denunciaron este miércoles 20 de abril que los pobladores “están pasando una situación muy terrible porque el Ejército venezolano están sacando a los finqueros de sus fincas y le están diciendo que se salgan porque supuestamente en ese lugar hay bombas (minas antipersonas)”.

Uno de los declarantes indicó a Radio Fe y Alegría Noticias, y quien prefirió preservar su identidad por temor a represalias, que “para nadie es un secreto que eso ya fue desactivado. Ellos (los productores) entraban a su finca normal, trabajaban normal, miraban sus cosechas”.

Destaca que desde hace 20 días efectivos militares les impiden a los finqueros entrar a las 20 unidades de producción ubicadas en Los Arenales, parroquia Rafael Urdaneta de ese municipio fronterizo.

Precisó el denunciante que la orden fue dada por el General Leonardo Bello Ortega, jefe de la ZODI Apure. “Él le da la orden a los coroneles, a los tenientes, que están aquí, para que no dejen pasar a las personas hacia sus fincas”.

Un efectivo militar abordando a una familia para que saliera de su casa/Cortesía

En las unidades de producción los encargados tienen ganado vacuno, cochinos, chivos, además de siembras de maíz y de plátano, por lo que, dice el vocero, “da dolor de que después de tanto sacrificio vengan estas personas hoy en día a comerse la producción del finquero”.

También denunció que los uniformados “tumban el cacao y lo venden”. Este es otro rubro agrícola que se da por esta zona del Alto Apure.

Advirtió de igual manera que los efectivos “también se están llevando los implementos para trabajar, se están llevando guarañas, motobombas, motosierras, y de las casas, como nos mandan a salir, entran y se llevan colchonetas, las puertas, se llevan todo”.

En uno de los salones de la escuela de La Capilla improvisan una despensa/Cortesía

¿A dónde se fueron los productores?

El declarante refirió que los productores fueron acogidos, junto a sus familias y en calidad de refugiados, en la escuela del sector La Capilla, a pocos minutos de la población de La Victoria.

Entre las personas desplazadas se encuentran niños pequeños, adultos mayores y mujeres. Por lo pronto, tienen dificultades para acceder a alimentos y medicinas.

Varias de las familias alojadas en la escuela de La Capilla/Cortesía

El vocero dijo no entender el porqué de este proceder “ya que no tenemos la culpa de lo que sucede aquí. Estamos cansados de tanto sufrimiento, de todo lo que nos están haciendo”.

Rememoró los sucesos suscitados en esa zona hace un año y dijo que en esa ocasión los militares “arremetieron contra el pueblo y hoy, (en vez de cuidar al pueblo), arremeten contra el campesino”. La situación también generó el desplazamiento de más de 5 mil personas de La Victoria.

En medio de estos enfrentamientos entre militares venezolanos e irregulares colombianos se registró el asesinato de 5 personas, cuatro eran miembros de una misma familia, conocido como la masacre de El Ripial, el pasado 25 de marzo de 2021, y luego de un año lo que prevalece es el silencio de la Fiscalía y Defensoría del Pueblo.

Cuestionó además el silencio del alcalde del municipio Páez, José María Romero, “ante las peticiones que le estamos mandando nosotros. Da tristeza y dolor que el mismo alcalde no pueda venir y ver la realidad que estamos pasando por culpa del Ejército venezolano”.

Desde mediados del mes de febrero la FANB ha venido desplegándose en esta fronteriza del estado Apure con el departamento de Arauca para contrarrestar el accionar de grupos irregulares, denominados por las autoridades militares venezolanas como TANCOL, que significa Terroristas Asesinos Narcotraficantes Colombianos.

Entre los operativos ejecutados, el comandante del CEOFANB Domingo Hernández Larez, ha venido informando que se han desmantelado campamentos de explosivos, laboratorios de procesamiento de estupefacientes y desactivación de minas antipersonas.

No obstante, de ninguno de estos procedimientos se informa de detenidos.

Cortesía