Ecuador: indígenas reclaman resultados  

180

Representantes de los indígenas que participan en las mesas de diálogo con el Gobierno de Ecuador cuestionaron la falta de resultados en las conversaciones desarrolladas hasta el momento, que comenzaron tras firmarse un acta de paz que puso fin a las protestas de junio.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Leonidas Iza, aseguró que hay una “enorme preocupación” por la falta de resultados en las 5 mesas abiertas hasta el momento.

Iza apuntó que durante casi 50 días se han presentado a las mesas de diálogo con “voluntad, criterio, propuestas”, pero expresó su temor de que no se concreten los resultados y de que el diálogo “esté siendo tomando, únicamente y exclusivamente, como un proceso de disuadir los procesos de lucha”.

Iza también dijo que las organizaciones sociales  tienen la  predisposición de concluir el diálogo dentro de los 90 días de plazo y exigió  al gobierno de Guillermo Lasso que hasta el 9 de septiembre entregue “en las condiciones que sea” las respuestas a las demandas de las cinco mesas:  Focalización de subsidios a los combustibles,  Banca pública y privada, Control de precios, Energía y recursos naturales y  Fomento productivo.

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN), Gary Espinoza, anunció que esperarán hasta el 9 de septiembre para resolver los temas de las 4 mesas de diálogo que aún no se resuelven.

Plazo de 90 días

Las mesas técnicas de diálogo tienen un plazo de 90 días para llegar a acuerdos en torno a los 10 puntos del pliego de demandas.

“Vamos a agotar en este tiempo, estos 90 días, para resolver por esta vía los problemas más sentidos”, dijo Iza al considerar que se debe institucionalizar un espacio de diálogo permanente.

Por su parte, el relator de la ONU invitó a que “la mesas de negociación no solo sea para 90 días, (que) sea una mesa de negociación permanente para que los pueblos indígenas y el Estado tengan una puerta abierta de diálogo y de comprensión”, sugirió.

Sobre la posibilidad de un nuevo paro nacional, Espinoza expresó que «debemos evaluar porque una paralización afecta no solo a una parte del país, sino a todo el Ecuador.